lunes, 16 de noviembre de 2015

MEJORANDO


En esto de conjugar verbos, y puesto a reflexionar sobre la palabra MEJORANDO, resulta muy fácil encontrar un punto de partida desde el que comenzar esta reflexión.

Al mirar el mapa conceptual del departamento, ese mapa que no se pinta, ese mapa que sólo se ve desde la perspectiva del tiempo, uno visualiza sin querer, como si de un carrusel de imágenes se tratara, cómo nacimos, cómo éramos, cómo hemos cambiado, dónde estamos ahora, y cuál es nuestro objetivo.

Celebramos los 25 años del nacimiento del departamento de Formación, y como cualquier ser vivo, nacimos y crecemos a las órdenes de los genes que rigen nuestra propia evolución.

Desde nuestro nacimiento, nos impulsan ideales basados en el compromiso, el liderazgo, la implicación, la motivación, la innovación, la renovación, la mejora continua, y todo eso apoyado, como no podía ser de otra manera, en la base de que son las personas, el equipo humano, quien es capaz de mover todo el apasionante mundo de la formación.

Mejorar es adelantar, acrecentar algo, hacerlo pasar a un estado mejor, pero también ponerse en un lugar ventajoso respecto del que antes se tenía.

Todo ocurrió muy deprisa, así parece ahora.  Desde los inicios dubitativos destinados a formar al personal de la propia Diputación Provincial, el convenio suscrito con la Consellería de Administración Pública por el que se delega en la Institución Provincial la formación de los empleados públicos de las Entidades Locales, el convenio para la formación a los funcionarios de la Generalitat, en el ámbito geográfico de Alicante, la creación de la Unidad de Formación dentro del Área de Régimen Interior y Personal.

A partir de ahí, comienzan a estructurarse los Planes de formación, y a introducir objetivos a los mismo apareciendo los primeros indicadores de la actividad que empieza a tener relevancia en la formación de los empleados de la Provincia.

En este intento por mejorar la actividad, se renueva el Convenio de Colaboración en materia de formación con la Consellería de Administración Pública y participamos en la 1ª Convocatoria de Ayudas a la Formación del INAP.

Comienza a gestarse desde el propio departamento, nuestra base de datos para la gestión integral de la formación y ve la luz la página web.  

¡¡¡ Salíamos al mundo !!!

Pero mejorar es acrecentar, facilitar.  Con la colaboración de distintos Ayuntamientos de la Provincia que ponen a nuestra disposición espacios que se destinan a la formación en distintas zonas de la geografía, comienza a consolidarse el concepto de descentralización, siendo éste uno de los objetivos que hoy en día prima a la hora de programar acciones formativas.  Todo este esfuerzo ha quedado plasmado en el mapa de aulas, dibujando una red de infraestructuras de la propia Institución (Agencias Comarcales), como de los Ayuntamientos de la Provincia.

Corría el año 1998, afianzado un Plan de Formación anual, con una oferta que ronda las 200 acciones formación, y es en este año, cuando el Departamento de Formación se certifica en Calidad por el método europeo CEDEO/Q*For convirtiéndonos en el primer departamento de formación de una Administración pública en conseguirlo.

Este interés por la calidad, hace que encabecemos el ranking de departamentos de formación, certificados por la norma ISO 9002:1994, certificado actualizado a la UNE-EN ISO 9001:2008 que se ha renovado cada tres años, y esperamos hacerlo de nuevo este 2015.

La Sistema de Gestión de Calidad nos obliga a estar alerta ante situaciones nuevas, retos y problemáticas nuevas, a los que intentamos buscar solución desde el prisma de la mejora continua.

Mientras hacía esta reflexión sobre qué, cómo y para qué estamos mejorando, recogimos el premio Cegos a las mejores prácticas en Recursos Humanos, en la categoría de Formación y desarrollo con el Proyecto Disraeli. Cabe destacar que fuimos la única Administración pública en recibir un premio en esta convocatoria.

Es un apartado importante en nuestro currículum como Departamento, el capítulo destinado a los premios, prueba de ello es nuestro "palmarés" de premios.

Queremos estar presentes en las convocatorias que desde distintos estamentos se convocan, y el simple hecho de presentarnos ya es un elemento de mejora.

José Antonio Latorre, hizo una interesante reflexión que partía de una pregunta: ¿Son Rentables los Premios? que os invito a visitar.

Tras la lectura de aquel post, y para terminar mi reflexión, desde el sentimiento de pertenecer a un equipo que quiere seguir mejorando, sólo mejora un proyecto, si al frente del mismo hay un equipo humano, implicado, motivado, que gusta de la satisfacción por eso del “deber cumplido”. Todos tenemos la necesidad de sentirnos parte de un colectivo, que se desarrolle como conjunto que haga crecer al individuo.

Es el único camino para seguir conjugando el verbo MEJORAR.

¿Estamos mejorando?