jueves, 3 de mayo de 2012

FONDOS DE FORMACIÓN PARA EL EMPLEO: CRISIS U OPORTUNIDAD

El pasado 16 de Abril se publicaba en el BOE la convocatoria, para el ejercicio 2012, de subvenciones destinadas a la financiación de planes de formación en el marco del AFEDAP (Acuerdo de Formación para el Empleo de las Administraciones Públicas).

Aunque ya se sabía, ha tenido mucho impacto la reducción de los fondos que se destinan a esta convocatoria, en términos comparativos con los de años anteriores. Así, de 127.695.700,00 euros del año 2011 se pasa a 60.693.190,00 euros para el total de planes del ámbito público, lo que supone una minoración del 52,47% (67 millones de euros menos). Si nos centramos en los de la Administración Local, y a tenor del documento referido, la disminución es incluso algo mayor, concretamente, del 52,93%, pues pasamos a disponer de 11.697.360,00 euros, frente a los 24.850.380,00 de 2011.

¿Qué podemos hacer ante ésto?. Una primera lectura "fácil" sería la de recortar la actividad en los mismos términos cuantitativos y seguir trabajando de la misma forma, pero, evidentemente, con una sensible reducción en las actividades formativas programadas. Si lo hacemos así, me atrevo incluso a decir, que la repercusión en la cantidad de recursos todavía va a ser mayor porcentualmente de lo que correspondería a la disminución de recursos económicos disponibles, pues me temo que pueden producirse (al menos) estas dos situaciones:

  •  Los promotores que presentan "grandes planes" pero que, por su sistema de gestión, no comienzan la actividad hasta tanto no han recibido los fondos, van a reducir su período lectivo a los dos o tres últimos meses del año, coincidiendo además en el tiempo las ofertas de los que operan en idéntico territorio. Ello provocará, muy probablemente, que no se ejecute todo el plan y que estos promotores tengan que devolver fondos en la liquidación y justificación que hay que hacer a comienzo del próximo año. Este dinero no gastado, no vuelve al sistema de formación, por lo que serán fondos "perdidos" para el destino que inicialmente tenían.
  • Otro escenario presumible, será el de aquellos promotores pertenecientes a Instituciones que, debido a la grave situación económca que estamos atravesando, no estén al día en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y con la seguridad social, requisito imprescindible para recibir los fondos (Artº 8.8 de la convocatoria). En estos casos, la adjudicación les corresponda no podrá hacerse efectiva, con lo que se producirá otra bolsa de recursos no invertidos que tampoco retornaran al sistema.
 Desde mi punto de vista necesitamos ir modificando los modelos de gestión con los que venimos trabajando, pues partimos del convencimiento de que, más allá de las cantidades que se destinen, estamos ante nuevos retos y concepciones de la formación, provocados sólo en parte por la minoración de recursos y más por los cambios sociales y tecnológicos de este siglo. Hace algo más de un año, en otra entrada de este mismo blog, hacíamos algunas reflexiones al respecto que adquieren hoy, de nuevo, valor.

Proponemos, pues, lo siguiente:
  • Hacer un ejercicio de responsabilidad en la presentación de los planes pra el ejercicio 2012, cuya convocatoria está abierta hasta el próximo 11 de Mayo, teniendo en cuenta las posibilidades reales que habrá para recibir los fondos, y para ejecutarlos en su caso, evitando las situaciones que describimos más arriba.
  • Ahora es más importante que nunca generar economías de escala. En un análisis sucinto de la adjudicación de ayudas del año 2011 en la Administración Local, observamos que se financiaron un total de 213 planes de formación: 152 unitarios (afectan al personal de una sola administración), 45 agrupados (cuando se destinan al personal de dos o más administraciones) y 16 interadministrativos de federaciones de municipios (en el Artº 4 de la convocatoria se describen las características de cada tipo). Pues bien, de esos 152 unitarios, 34 planes percibieron menos de 10.000 euros, que pasan a ser 88 (el 58%) si el tope lo ponemos en 20.000 euros. Otro tanto ocurre con los Agrupados, pues la mitad de ellos también están por debajo de esa cantidad. Con los fondos previstos para este ejercicio, si la cantidad de promotores son los mismos, más de la mitad de los planes no llegarán a 10.000 euros de subvención. Si tenemos en cuenta que una parte importante de los gastos financiables son los llamados gastos generales (Artº 17.2.3 de la resolución), se produciría un ahorro sustancial directamente proporcional a la reducción del número de planes presentados; es decir, a menos planes, menos gastos por este concepto. En esta línea, defendemos la vía de los planes agrupados como fórmula que propicie esta optimización de costes.
  • Es imprescindible compartir. Lo hemos dicho muchas veces y no nos cansamos de repetirlo. Nos referimos a compartir recursos en general y materiales en particular. Hay un tipo de actividad formativa, que podríamos denominar trasversal, que puede resultar útil para cualquier empleado público con independencia de su administración de origen o escala/cuerpo de pertenencia. Quiero ser optimista en esta recomendación, pues algo hemos podido hacer al respecto y nos llegan noticias de iniciativas bastante concretas propiciadas por grupos de trabajo "interadministraciones".
  • Hay que seguir impulsando formación con otros formatos menos tradicionales. Cada vez se nos muestra más caduco el esquema "formación=curso" entendido como unas cuantas horas lectivas en un aula (o en una plataforma LMS). Se está por fín reconociendo la importancia y trascendencia del aprendizaje informal; es preciso sacar a la luz el conocimiento existente en nuestras organizaciones, hacerlo tangible y ponerlo a disposición de la comunidad. Tenemos ante nosotros retos y posibilidades de innovación, para los que quizá este momento sea óptimo.
  • Todos los agentes implicados estamos comprometidos en un esfuerzo compartido para situar a la formación en el lugar que merece y que las organizaciones necesitan. Proveedores, gestores, alumnos, etc. tenemos que trabajar conjuntamente, cada uno desde su responsabilidad, para seguir propiciando que el hecho formativo se siga produciendo en nuestros entornos, aún a pesar de la reducción de recursos. Los proveedores intentando ofrecer fórmulas que posibiliten la reducción de costes sin alterar la calidad de los productos, los gestores minimizando los gastos superfluos y optimizando recursos, y los empleados/alumnos colaborando por ejemplo para compartir gastos de desplazamiento, no abandonando los cursos en los que se han inscrito y priorizando sus necesidades formativas con sentido común y austeridad.

10 comentarios :

  1. José Antonio, como creo no podría ser de otra forma, suscribo totalmente tus reflexiones. A la par de ellas, creo que otro de los "frentes" que tendremos abierto, será el que se desprenda de las decisiones para con las Diputaciones, ya que, y suscribiendo lo dicho por la FEMP "la falta de atribución de competencias, ha llevado a la confusión de la competencia con la realización de actividades y prestación de servicios" de forma que, en el mejor de los casos, la redefinición de funciones de las Diputaciones también repercutirá en los Servicios de Formación.

    ResponderEliminar
  2. Luis, muchas gracias por pasar por el blog y dejar tus comentarios.
    En cuanto a lo que dices sobre las Diputaciones, no sé muy bien a qué carta quedarme, pues mientras que en algunos foros se habla claramente de su desaparición/reducción de funciones, hay otros en los que se dice lo contrario. Por ejemplo hoy aparece en prensa la reducción-fusión de municipios de menos de 5.000 habitantes y la necesidad de compartir servicios de los de menos de 20.000, e indirectamente se insinúa el papel de las Diputaciones para garantizar la prestación de servicios.
    En todo caso, y en lo relativo a formación de empleados públicos locales, alguna entidad tendrá que hacerlo, llámese como se llame ¿no te parece?
    Un abrazo y mi agradecimiento de nuevo por tus comentarios

    ResponderEliminar
  3. Hola José Antonio. Me encanta la nitidez de tus reflexiones.

    Ajena al mundo de la formación, y más aún en el entorno de la administración, tu post y el que enlazas me han llevado a reflexionar con otros aspectos indirectos. Compartir recursos es la decisión lógica pero lo cierto es que esa debería haber sido la premisa, como bien decías hace un año. Y no me refiero al ámbito de la formación (disculpa que me salga un poco del tema central) sino a este consumismo en el que nos hemos enredado en casi todos los ámbitos y que nos ha llevado a este sobredimensionamiento del mercado por exceso de demanda. Estas decisiones que ahora tenemos que tomar con urgencia, tienen repercusiones indirectas para las empresas proveedoras (cierres y/o pérdida de puestos de trabajo) difíciles de calcular. Obviamente hay que hacerlo, pero todo es tan complejo…

    Más que nunca es necesaria la formación y desde luego debe ser un motivo de orgullo para quienes os dedicáis a ello que el espíritu de aprendizaje no decaiga aunque en el futuro esté ahora tapiado por recortes, despidos y ajustes. Decías en tu reflexión de hace un año:

    “Ello nos obligó, a los gestores de formación, a poner en marcha intensivos (y extensivos) programas formativos sobre estas materias; casi siempre, además, no se trataba solo de una cuestión de conocimientos y habilidades, sino sobre todo de cambios culturales, de nuevas actitudes. La formación hizo un gran trabajo a la hora de vencer resistencias y posibilitar la implantación de todos esos cambios”.

    Y de nuevo os toca enfrentaros y dirigir un cambio de dimensiones inciertas… No es nada fácil. Sin duda los retos son duros pero fascinantes.

    De paso he descubierto vuestro canal de youtube y me entretuve un buen rato escuchando algunas entrevistas. Me han gustado mucho, soy adicta al estilo conversacional.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel:

      Es un placer leerte en nuestro blog, pues nos encanta lo que dices y las "palabras" ;-) que eliges para decirlo.

      Bueno, es sin duda un momento de cambios, de retos...fascinantes, como tu dices, pero ante los que me temo que se va a reaccionar de formas muy distintas.

      Celebro que te hayan gustado las entrevistas de nuestro canal de Youtube. Pretendemos que haga la función de "repositorio de contenidos", pero en formato audiovisual que creemos que es mucho más amable.

      Besos!!

      Eliminar
  4. Hola a todos,

    Me gustaría destacar un aspecto positivo de esta "maldita" mal llamada crisis. Creo que como bien dices estamos en un momento óptimo para provocar una verdadera crisis, un verdadero cambio y como también apunta Isabel no sólo en materia de formación.

    Estos momentos de incertudumbre, de necesidad, son una puerta abierta a la imaginación y también a romper con la rutina y la inflexibilidad. Es ahora o nunca. Unas detecciones de necesidades más específicas (y digo unas porque a distintos clientes, distintas necesidades), un plan donde prime la formación real, competencial, acciones formativas en las que los alumnos aprendan en red, entre ellos,...

    A todos (alumnos, promotores, políticos, ciudadanos) esta situación nos ha hecho ser más tolerantes, más flexibles, dar más margen de maniobra. Es el momento de ser valientes. No solo es la mejor forma de afrontar y superar este bache, es la manera de aprovecharlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, muchas gracias por comentar sobre esta entrada.

      Estoy contigo en que estamos en un momento de cambio, de afrontar retos. De ahí el propio título de este post.

      Las nuevas situaciones siempre implican un grado importante de incertidumbre, pero si se cuenta con profesionales como tú, al final se logran resultados de forma fácil.

      Seguimos!!

      Eliminar
  5. Hola Josean, buena y necesaria reflexión. A seguir compartiendo, optimizando y creando nuevas y gratuitas oportunidades. Os dejo aquí un programa en esa línea que hemos preparado en l'Escola d'administració Pública de Catalunya.
    http://www14.gencat.cat/infoactivitats/AppJava/DetalleActividad.do?codi=10149&ambit=1&edicio=1&any=2012

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joana, muchas gracias por leer y comentar

      He visto el programa del enlace que nos sugieres y me parece una buena iniciativa. Estoy convencido de que los departamentos de formación tenemos que "reinventarnos".... o morir...

      Gracias de nuevo por tu aportación. Besos

      Eliminar
  6. Primero, pediros disculpas por no haber comentado antes, a pesar que lo leí nada más publicarlo. Segundo, animaros, a continuar con vuestro espíritu innovador y colaborativo.
    Por otro lado, quiero ser optimista respecto al ejercico de responsabilidad al que haces referencia en tu post. Confío en que cada promotor reflexionará al respecto.
    En cuanto a la NECESIDAD de COMPARTIR, cojo el testigo. Sabéis que el Departamento de formación del Ayuntamiento de Alicante está a vuestra disposición y, aunque los recursos son escasos, las personas son el mejor y más importante recurso.
    De personas, en Formación de Diputación no andáis cortos, de personas formadas, con experiencia y compromiso; y eso, no lo tumba ni el recorte en la subvención AFEDAP ni la crisis en la que estamos inmersos.
    ¡Seguimos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Silvia:

    Perdona por no haber respondido antes, pero los últimos 10 días he estado "off line"

    Es un placer tenerte aquí, pues cada vez que intervienes, elevas el nivel de este blog. ;-)

    Yo no sé si soy tan optimista como tu respecto al comportamiento de los hipotéticos promotores. Dentro de poco, espero, sabremos como queda la distribución de fondos, y lo que quizá nunca conoceremos son las cantidades que se "perderan" por las causas que apunto en el post

    Sé que contamos contigo en este viaje de la innovación y del diseño de un nuevo modo de entender la formación basado en el trabajo colaborativo y la optimización de recursos, y ello es un verdadero lujo.

    Besos!!

    ResponderEliminar