miércoles, 28 de marzo de 2012

20 CONDICIONES QUE FACILITAN LA PARTICIPACIÓN

Ando estos días dándole vueltas al tema de la participación, a cuento de las notables diferencias con respecto a la misma, que se encuentran entre comunidades de aprendizaje y también entre cursos de formatos no presenciales y que -al menos aparentemente- se han organizado con la misma lógica y en condiciones muy semejantes.

Sabemos que el tema de la participación es complejo, y que hay establecidas algunas reglas teóricas.También tenemos en cuenta la distribución "normal" o Campana de Gauss que nos sirve para explicar tantas cosas (incluso a veces del comportamiento humano). Hemos buscado algunas referencias de estudios sobre modelos de participación en la red que leímos y guardamos en su día. De igual forma, hemos recordado la serie de dos post de Jesús Martínez en su blog que titulaba "Cuando el amor se acaba I y II" y en los que desgranaba de manera brillante las razones por las que una CoP no continúa, y aun con todo ello, no somos capaces de afirmar con certeza la causa de esas grandes diferencias.

Al hilo de ello, recordé el resultado de una reflexión sobre este asunto, que hice con motivo de un curso en el que me inscribí a finales de 2010. Se trataba de apuntar condiciones que - a nuestro juicio- facilitaran la participación en los procesos de formación, en los que los alumnos tengan que interactuar a través de la red. Las pude recuperar (muchas gracias Dolors) y las traigo aquí con el ánimo de que provoquen vuestra reflexión y añadáis alguna más, pues la relación sigue siendo, sin duda, incompleta. Ahí van, pues, las 20 condiciones:

Relacionadas con el entorno tecnológico

1.- Debe ser amigable, fácil de entender, intuitivo, flexible
2.- Atractivo desde el punto de vista del diseño gráfico
3.- Debe incorporar herramientas que faciliten la comunicación tanto síncrona como asíncrona
4.- Que posibilite compartir recursos de todo tipo y en formatos diversos: texto, video, sonido, fotos...

En relación con las temáticas que se tratan

5.- Que los temas a tratar/debatir sean elegidos por los propios participantes
6.- Deben responder a necesidades detectadas y sentidas en el puesto de trabajo
7.- Que posibiliten encontrar entre todos soluciones aplicables, es decir, que se puedan implantar a posteriori
8.- Han de conectar (estas temáticas) con las expectativas de crecimiento personal y profesional de los participantes

Contenidos y Metodología de trabajo

9.- Multiplicidad de soportes: video, mapas conceptuales, animaciones, ppt´s, viñetas, infografías...
10.- Contenidos "ordenados" respetando reglas de aprendizaje: de lo global a lo particular, de lo sencillo a lo complejo...
11.- Deben incitar a la acción (aprender haciendo)
12.- Ilustrados con ejemplos y problemas cercanos a la realidad cotidiana de los participantes
13.- Que obliguen a investigar y descubrir
14.- Deben partir de (y tener en cuenta) los conocimientos previos
15.- Que respeten los estilos de aprendizaje habituales de los adultos
16.- Que posibiliten la autoevaluación, para que cada uno pueda tomar conciencia de sus avances y aprendizaje

La organización

17.- Debe plantear "reconocimientos formales" a la participación y generación de "entregables"
18.- Otorgar Diplomas / Certificaciones acreditativas de la participación
19.- Programar sesiones/encuentros presenciales que faciliten la sensación de grupo y sentido de pertenencia
20.- Elegir moderadores/dinamizadores/tutores con "carisma institucional", es decir, reconocidos por su buen hacer, liderazgo, etc.

¿Te apetece sugerir alguna más?



14 comentarios :

  1. Me parece una buena síntesis en 20 puntos de las condiciones que facilitan la participación. Buena y útil. Aún así, hay algunos matices que me cuesta dar por sobreentendidos a la luz de las prácticas y concepciones que nos son normales.

    Si tuviera que priorizar entre esos 20 puntos me quedaría, sin olvidar la importancia del resto, con el paquete de aspectos relacionados con “las temáticas a tratar” ya que son el verdadero resorte de la motivación de cualquier participante a superar las posibles reticencias y dificultades que comporta cualquier escenario nuevo de participación.

    Este paquete de condiciones es el que determina contar con un grupo de participantes "con consciencia de serlo" y orientados realmente “al tema”. Los otros aspectos, sin dejar de subrayar su importancia insisto, tienen aquel componente de buscar “encantar” que, demasiadas veces, centra excesivamente la atención en la capacidad de seducir mediante las herramientas y de este modo "lubricar" el objetivo real por el que se debería participar. Así pues, desde mi punto de vista, el paquete "temáticas a tratar" lo colocaría el primero y me aseguraría de la calidad de la "participación", es decir, que los participantes tuvieran realmente consciencia de serlo.

    En esta línea, tengo mis reparos hacia la necesidad de "destacar" que el moderador/dinamizador deba de tener necesariamente un “carisma institucional” ya que centra de nuevo la atención en que la persona que esté al frente tenga las consabidas dotes de “encantador” o que “prestigie” con su presencia un escenario que debería estar absolutamente liderado por la voluntad de cada participante de lograr el objetivo que se persigue.No sé porqué me lleva a pensar en la necesidad de atrezzo para hacer el objetivo más atractivo y vistoso.

    Es por eso que, en este punto, insistiría en la necesidad de un buen moderador/tutor/dinamizador que sea "poco protagonista" y reconocido por su capacidad de orientar hacia el tema y de distribuir el liderazgo en función de las capacidades e iniciativas de los participantes.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manel, muchas gracias por comentar. Tus aportaciones son siempre muy bienvenidas, pues suelen tener bastante enjundia.

      No lo avisé en el post, pero el modo en el que se presentan no implica prioridad, ni en los apartados, ni en las condiciones incluidas en cada uno de ellos. Es simplemente, como digo, el resultado (incompleto, sin duda) de unas reflexiones al respecto.

      Cuando tengo ocasión de hablar de pedagogía de adultos, soy muy insistente con el tema que apuntas. Efectivamente, las temáticas que propongamos han de aportar valor a nuestro alumno-participante adulto, han de servirle para resolver algún problema y tiene que sentirse capaz de llevarlas a cabo. (Valor, Instrumentalidad, Expectativas. Regla "VIE" de la motivación)

      En cuanto al tema de los moderadores, sabes que nuestro modelo de gestión se apoya básicamente en el uso de recursos internos. La mayoría de nuestros profesores, tutores, etc. (colaboradores del departamento) son técnicos de otras unidades que nos apoyan en la formación. En este sentido, ser "primus inter pares" tiene dificultades importantes que se superan cuando el elegido tiene ese carisma y reconocimiento institucional que reclamo. Pero, ojo, ello no significa que se conviertan en el "protagonista de la película", pues efectivamente los participantes son los actores y responsables de sus propios procesos de aprendizaje. Entendemos que, si no se dan esas condiciones de reconocimiento, el grupo como tal puede entrar en procesos de rivalidad que le dsitraeran de su cometido principal.

      Muchas gracias de nuevo por tus aportaciones. Seguimos

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Hace poco, en mi incipiente periplo universitario, me encontré con Herta Herzog, socióloga austriaca que enunció una interesante teoría sobre los usos y gratificaciones de los medios de comunicación. Hasta la fecha de esta teoría numerosos teóricos de los medios se afanaban por establecer cuál era la influencia que los medios tenían sobre las audiencias, unos decían que eran unos efectos poderosos, otros en cambio defendían la postura contraria, y en esto llegó Herta y tras preguntarle a los propios oyentes de los seriales de radio (cosa que hasta entonces a nadie se le había ocurrido) se dio cuenta de que la gente escuchaba, consumía, los medios que le aportaban alguna gratificación, sea ésta del tipo que fuera.
    Esta teoría, con casi un siglo de antigüedad, sigue vigente y es perfectamente extrapolable al tema que hoy nos presentas. Como ya sabemos el grado de satisfacción, de compromiso y por ende, de participación del alumnado es directamente proporcional a la obtención de aquello que estaban buscando cuando aceptaron realizar el curso. Y no estoy hablando únicamente de adquisición de conocimientos, hablo también de reconocimiento, de sentimiento de pertenencia, incluso simplemente de sentirse escuchados o retados.
    Por todo esto creo que el corazón (ese órgano que nadie ve pero que se encarga de llevar sangre a todos los demás) de cualquier proceso formativo de este tipo es el tutor. Coincido con el anterior comentario en que su verdadera importancia no sería tanto su aportación en conocimientos sino en su función de saber dar a cada uno de los miembros del equipo "eso" que están buscando para a la vez conseguir que todos avancen en la dirección que se deseaba.
    Siendo así, y como nos adelantaba Herta Herzog, nuestros participantes no podrán despegarse de nuestro "transistor" y la participación brotará por sí misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, un placer verte por aquí.

      Muy interesante tu visión, con ese toque tan académico ;-) que además le das.

      Efectivamente un tutor, y máxime un moderador de una CoP, no tiene como función "aportar contenidos". Debe situarse en el "hacer que hagan". No es fácil, y cuando estos nuevos roles se los asignamos a profesionales que vienen de un modelo de enseñanza-aprendizaje tradicional en presencial, el cambio de chip es complicado.

      No obstante, en ello estamos....

      Gracias Rafa. Seguimos!!

      Eliminar
  3. Uff..estoy aprendiendo bastante con vosotros y es un placer.
    Yo soy ese profesor basado en contenidos y que vengo del modelo tradicional-presencial, y estoy de acuerdo con lo que estáis diciendo del tutor, pero cuando el tutor es profesor también ha tenido que aportar previamente contenidos ¿no?Necesariamente....

    un abrazo y gracias por vuestras enseñanzas

    Antonio Díaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, decir que estás aprendiendo es el mejor piropo que nos puedes hacer, tanto a quiénes han aportado comentarios, como al blog en sí, pues precisamente esa, es una de sus pretensiones.

      Una de las características del "cambio de modelo" es que, antes, el profesor era prácticamente el único vehículo de los contenidos, es decir, quien aportaba el desarrollo del temario, el libro de texto... Lo que nos llega con la Web 2.0 es que esos contenidos están dispersos, en cualquier lugar del mundo y accesibles a clik de ratón. Las habilidades que nos hacen falta ahora, son las referidas al "saber buscar" esa información dispersa, y a filtrarla cuando la tengamos... pero como en todo, el cambio será progresivo, lento, pausado. La educación formal, mayoritariamente, no sólo está en el modelo clásico, sino que -en muchos casos- ni siquiera se ha planteado iniciar el cambio.

      Muchas gracias por leer, participar y aprender con nosotros.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. José Antonio, cuanto más te escucho mas aprendo. No te agotes. Tu fuente es agua fresca para mi.
    Un abrazo.Toni López.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni, muchas gracias por participar y comentar en nuestro blog.

      Me alegra que te guste, y me emociona que aprendas con nosotros... Ser fuente en esta gran sequía que nos invade, hace que me sienta orgulloso y me ruborice ;-))

      Un abrazo, y pásate a "beber" cuando quieras!!

      Eliminar
  5. Coincido, excelente síntesis-guía. Hay alguno de los puntos que señalas que captan mucho mi atención últimamente, como el “orden”, una cuestión que se tiende a minimizar y que constituye una auténtica ventaja competitiva. Y parece especialmente importante en relación a los estilos de aprendizaje y las expectativas de crecimiento personal-profesional.

    Parece una buena idea no priorizar los factores sino considerarlos como una especie de guía flexible de forma que permita profundizar y avanzar de forma diferente en cada caso. Sin duda la elección de la temática en relación a la motivación que comenta Manel es muy importante, y también el conflicto que señala otro comentarista respecto a que el autor de los contenidos ejerza de tutor al tiempo que se promueve la investigación y el descubrimiento. Somos humanos y la participación es un recorrido que necesita voluntad y educación por ambas partes.

    Es estupendo pensar cuantas cosas podemos ir ensayando y mejorando. Y reflexionar en compañía es un lujo. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, un placer verte por aquí.

      Comparto contigo tu apreciación respecto a que la participación necesita voluntad y educación por ambas partes. Nos han enseñado (al menos a los que tenemos algunos añitos) más a competir que a colaborar, por lo que nos cuesta conjugar el verbo participar, pero quiero creer que la filosofía que hay detrás (y delante) de las herramientas 2.0 nos están ayudando también a cambiar esto, ¿no te parece?...

      Ah!!. Y el verdadero lujo es tenerte a tí como seguidora y participantes en este blog.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. La verdad es que es un muy buen resumen, pero me asalta una duda, a la vista de los cuatro aspectos tratados: entorno tecnológico, temáticas, metodología y organización, siento que me falta uno las PERSONAS, los destinatarios. ¿No sería éste un elemento tanto o más importante que los otros para analizar?. Sus caracteres, predisposición experiencia, formación anterior,...Todo esto es una humilde opinión desde el punto de vista de participante en una Cop, sin ánimo de corregir, que los que sabéis de formación sois los que la trabajáis cada día.
    Muchas gracias. Paloma Romero Requena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma:

      Muchas gracias por pasarte por el blog y comentar. Evidentemente, todo lo que decimos/proponemos no tendría ningún sentido si no fuera por las PERSONAS, pero desde mi punto de vista no se trata de añadir un nuevo aspecto, poniendo "condiciones" a quienes quieran participar.

      Fíjate que la cuestión "personas" está tratada de forma transversal, en todos los apartados. Si hablamos de un entorno tecnológico amigable, atractivo, fácil.... es para que los/as participantes (personas)no tengan dificultades de acceso; en el apartado "temáticas", todas las condiciones que ponemos tiene que ver con el protagonismo, libertad y capacidad de elección de los/as participantes: Lo mismo ocurre con la metodología, dónde reivindicamos que las personas participantes, son las protagonistas de sus procesos de aprendizaje y cuando hablamos de organización, lo hacemos desde la perspectiva del reconocimiento al esfuerzo y dedicación de las personas.

      Muchas gracias de nuevo Paloma, por participar en este sitio y animar el debate.

      Besos:

      Eliminar
  7. Un análisis impecable José Antonio, como siempre podemos esperar de ti. Tus 20 condiciones son compactas, sin fisuras a simple vista y difícilmente ampliables. No sé porque insistes en considerarlas incompletas, pero entiendo perfectamente la incertidumbre que manifiestas hacia las diferencias de participación que se dan en la práctica. Sobre esta afirmación, centraré mi comentario. Pero antes, permíteme establecer un marco de referencia.
    Coincidirás conmigo en que, juntar a un montón de científicos y formar con ellos distintos equipos, poniéndolos a investigar la curación de un cáncer, no garantiza la consecución del objetivo. Es más, estaremos de acuerdo en que, algunos de los mayores descubrimientos, se han producido por la confluencia de dos casualidades: la ocurrencia de un hecho fortuito y la presencia de un observador interesado (las manzanas siempre han caído de los árboles, pero sólo cuando llamó la atención de Newton, éste formuló la teoría de la gravedad)
    Traigo a colación esta reflexión porque, de todos los condicionantes que aduces, yo pondría el acento sobre la presencia de un “dinamizador” (si son más, mejor) que, en discrepancia con lo expuesto por Rafa, puede o no estar representado en la figura del tutor (si fuese tan fácil como elegir un buen tutor, el éxito estaría asegurado; y todos sabemos que no es así). Por ello, la coincidencia casual de uno o varios dinamizadores en el grupo, con suficiente capacidad de observación, habilidad de gestión y ejercicio de liderazgo, sí podrían garantizar el éxito del equipo y la consecución del proyecto.
    Algo parecido, creo, intentaba traer Paloma con su reflexión. Aunque, como responsable e impulsor de Formación, con perfecto derecho y reconocida autoridad, prefieras manejar variables cuantificables y tangibles que promuevan y faciliten la participación, lo cierto es que, en mi humilde opinión (y la de Paloma) te enfrentas a la inevitable y azarosa circunstancia de que concurra en el equipo, esa necesaria figura del dinamizador.
    No sé, si es lo que quisieras oír; pero, creo que es parte de lo que puedes saber o pensar… ¡aunque no lo digas! ;-)))
    Un abrazo… JOAQUÍN

    ResponderEliminar
  8. Joaquín:

    Mi más sincero agradecimiento por participar en el blog y traernos además esta gran reflexión. Me encanta!!.

    Evidentemente, los grupos los conforman personas y el funcionamiento de los mismos, el "comportamiento grupal" depende, en una parte, de las características, personalidades, formas de ser y actuar de quiénes lo componen, y de otra, quizá más importante, del vínculo que establecen entre ellos. Es lo que intentamos explicar a veces cuando hablamos de "cohesión grupal".

    Lo que quiero decir con ésto es que, aún estando de acuerdo contigo, hay una parte de la vida y desarrollo del grupo, incontrolable. Es decir que, aunque elijamos al mejor coordinador (tal como dice Rafa), y hagamos que coincidan en el grupo algún/os/as dinamizadores/as con habilidades (como nos sugieres), ello no nos garantiza que el grupo alcance su meta (o que el barco llegue a puerto sin naufragar, si me permitís utilizar la alegoría de vuestra CoP). Ahora bien, esto no tenemos que sentirlo como problema, pues en ello está la gracia del comportamiento humano, tan inescrutable muchas veces.

    Desde la responsabilidad de las organizaciones, por tanto, solo podemos intentar crear las condiciones objetivas para facilitar, en la medida de lo posible, que el grupo fluya (esa era la intención de este post), pero el resultado va a depender de como se vaya articulando el grupo, cómo plantee sus metas, cuánto de comprometido se sienta con ellas, y la calidad de los vínculos que se establezcan.

    Tu reflexión, me ha traído a la mente algunas enseñanzas de Mintzberg -al que yo estudiaba cuando era joven ;-)- y que, cuando habla de los mecanismos de coordinación de las organizaciones y nos enseña tanto de normalización (de procedimientos, de resultados y de habilidades), acaba señalando como el primero el que él llama de "adaptación mutua", que es la coordinación del trabajo mediante la comunicación informal entre personas. Es el mecanismo usado en las organizaciones más sencilla y de pocas personas, pero paradójicamente, es el único que funciona en los casos de resolución de operaciones muy complejas y el habitual entre la cúpula directiva de las grandes organizaciones a la hora de adoptar decisiones relevantes.

    A la luz de tu comentario, entiendo mejor lo que quería decir Paloma. En todo caso, y por todo lo expuesto, sigo pensando que ni siquiera controlando la variable de las personas que configurarían una CoP, tenemos garantía de éxito...

    Bueno lo dejo aquí, pues esto daría para un buen debate que, si fuese presencial, nos ayudaría a sacar más y mejores conclusiones.

    Un abrazo y de nuevo mi agradecimiento por tu participación!!

    ResponderEliminar