martes, 7 de febrero de 2012

EL MUNDO DE LA FORMACIÓN ESTÁ DE LUTO. HOMENAJE A BABOT


El jueves pasado, día 2 de febrero de 2012, por la tarde/noche, fallecía Íñigo Babot. Me enteré en Twitter el viernes por la tarde, recien iniciada la sesión; no lo podía creer, me quedé paralizado. Varios tweets a continuación, lanzados por personas muy fiables no dejaban lugar a dudas.

He estado varios días tan impactado, que no he sido capaz de escribir unas líneas para recordarle. Hoy lo hago, en nuestro blog, para reconocer una figura tan singular, también para facilitar que quienes en Alicante tanto le apreciábamos podamos dejar aquí nuestras reflexiones y por qué no decirlo, con cierta intención terapeútica que me permita elaborar mi propio duelo.

Glosar la parte académica de Íñigo no tendría demasiado sentido. En todo caso, y para los posibles lectores que no le hayan conocido, enlazamos su curriculum vitae y también podrán consultar su legado, constituido por las enseñanzas impartidas en sus múltiples seminarios, talleres, ponencias, etc., así como por sus publicaciones más conocidas.

No soy capaz de precisar la fecha, pero sí el contexto en el que conocí a Íñigo. Fue en una de las Jornadas sobre e-learning que la ECLAP programa cada año, dirigidas básicamente al sector público de formación. Era en Salamanca, creo recordar que eran las segundas. Íñigo tenía una ponencia en la que hablaba de “grandes fracasos corporativos en e-learning”, donde desgranaba, sin pudor, errores cometidos al respecto por parte de grandes corporaciones, sin decir cuáles, obviamente. Justo a continuación venía una mesa redonda sobre formación en Administración Local en la que yo participaba; empecé mi intervención retomando el discurso de Babot sobre los grandes fracasos, diciendo que ello me reconfortaba y me liberaba de culpa a la hora de hablar de los nuestros que, en todo caso, eran mucho menores, desde una perspectiva de coste económico. Desde la primera fila se partía de risa oyéndome.

Ello nos dio pie para poder hablar al final de las Jornadas, con cierta complicidad, lo que nos ayudó a conectar. Un tiempo más tarde se presentó en Alicante, sin otra pretensión que comer conmigo y conocer más de nuestro modelo formativo que, al parecer, y por lo oído, parecía atraerle.

En estos últimos años, ha colaborado con nosotros en proyectos muy interesantes, bien directamente con el departamento de formación, bien, intermediado por nosotros, con el Instituto de la Familia “Pedro Herrero” dependiente de esta Diputación. Nos ayudó en la presentación en público del proyecto holon en Alicante. Dirigió una sesión en la que –sin importarle la cantidad de público que había en la sala- planteó un case study, y fue capaz de movilizar a todo el mundo. Gustó mucho, mucho… Trabajó también en la formación de tutores virtuales para este mismo proyecto, colaboró de forma desinteresada en la sesión de presentación de nuestro Plan 2010, … se “encerró” con parte del departamento de formación durante un par de días en un hotel rural, y de ahí surgió nuestro Plan Director y el embrión de nuestra formación 2.0 …

Todo esto facilitó que estableciéramos una relación que iba mucho más allá de la colaboración profesional. Íñigo era una persona afable, sencilla… hacía fácil lo complicado y escuchaba mucho. Reconocía el valor y la competencia de las personas. En estos últimos tiempos, no había vez que nos encontráramos que no me preguntara por mis colaboradores: ¿qué tal Pedro?…Y Rafa?...y the kid?...y Concha? y José Vicente?…. para terminar diciendo: ¡¡Qué buen equipo tienes, José Antonio!!.

Debido al trabajo que hacemos, nos vemos obligados a tratar con mucha gente, de muy diverso carácter. Algunos/as de ellos/as con cierto reconocimiento público, lo que de alguna forma les convierte en una suerte de “superestrellas”. Mis colaboradores, al respecto, dicen a menudo que hay dos categorías: aquellos/as que van de gurús y que para demostrar su supuesta valía y sabiduría, se impostan a sí mismos, como si levitaran. Constantemente hacen referencia a su fama y no se relacionan con cualquiera. Frente a éstos, el otro grupo vendría caracterizado por aquellos/as que, cuánto más saben, mas sencillos, cercanos y amables se muestran. Derrochan educación en su trato, agradecen todas las gestiones hechas por muy sencillas que estas sean, y siempre tienen en la boca palabras de agradecimiento para la gente que está a su alrededor. En esta categoría es en la que siempre han situado a Íñigo Babot.

Sabía de su enfermedad. Me impresionó siempre su saber estar, su manera de abordarla, con mucha valentía y entereza, sin evadirse de la gravedad del asunto. Recuerdo cuando, de un día para otro, se fue de unas Jornadas en Valladolid de manera un tanto repentina. Luego supe que era para operarse de su primer cáncer. Me causó admiración ver la actitud que tuvo en sus varias ponencias, sabiendo que en un rato tomaba un avión porque en menos de 24 horas le intervenían quirúrgicamente. Su recuperación fue espectacular; trabajaba a todo ritmo mientras seguía el tratamiento farmacológico.

La última vez que le ví fue el pasado 9 de Enero; no ha pasado ni un mes. Fui a buscarle al aeropuerto a primerísima hora, lo que nos permitió charlar de lo divino y lo humano, alrededor de un café con leche. Hablamos de futuro, de proyectos y colaboraciones comunes. Contrastaba su desmejorado aspecto físico (no le había visto después de la segunda operación) con su estado de ánimo: estaba contento, optimista, hasta me habló de fútbol (no sé si sabéis que era periquito). Su vitalidad era impresionante. Aguantó como un campeón, prácticamente de pié todo el taller que duró mas de tres horas. Pero no solo eso; al cabo de la tarde, le acerqué al aeropuerto; volaba a Madrid, dónde tomaba un coche de alquiler para llegar a dormir a Burgos, dónde, al día siguiente, se entrevistaba con mi colega de aquella Diputación. Por todo eso, por esta actitud ante su trabajo, ante la vida, me está costando mucho más admitir su desaparición.

Te recordaremos siempre Íñigo, con tu sonrisa franca y ojos vivaces escondidos tras esas gafas que nos devolvían de tí esa imagen de adolescente permanente, con pinta de buen estudiante. Te recordaré también hablando con entusiasmo de tu familia, de tu mujer, de tus hijas, esas a las que utilizabas de ejemplo en alguna de tus diapositivas, para hablarnos de ese mundo 2.0 que viene, … que ya está aquí. Me seguiré riendo cada vez que me acuerde de la cara que ponían los camareros cuando pedías coca-cola, una tras otra, sin solución de continuidad … Y recordaremos siempre tu legado y tus enseñanzas sobre formación en general y e-learning en particular. Para contribuir a ello, me permito insertar en esta entrada la videoentrevista que te hice hace justo un año, en la que nos instruyes acerca de las tendencias en formación.


 

52 comentarios:

  1. Fantástico homenaje José Antonio. Gracias por traernos de nuevo a Íñigo con esas palabras...

    ResponderEliminar
  2. @cumClavis Gracias a tí Manel...Necesitaba escribirlo ... Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Suscribo las palabras de José A. Latorre. Siempre recordaré con cariño el encierro con Íñigo en Petrer y lo mucho que apendí sobre la formación online y sobre la "formación 2.0" en particular. Despedimos a una persona que disfrutaba de su trabajo y que sabía transmitir inercia y emoción a los demás.

    Hasta siempre, Íñigo.

    ("The Kid")

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar "niño". Siempre preguntaba por tí. Te tenía mucha estima

      Eliminar
  4. vaya!
    ha sido breve pero muy intensa e interesante la experiencia compartida con él.
    de verdad que se le veía buena persona y muy capaz.
    lamento mucho su pérdida y me preocupo al pensar en sus hijas...
    lo siento mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Javier. Muchas gracias por pasar por aquí y expresar tus condolencias. Saludos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. @Emiliano. Así es!!. En el caso de Íñigo, mucha y buena!!
      Gracias por comentar
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo le conocí poco, en un curso sobre gestión del conocimiento y goblonet, pero suficiente para ver una gran persona, auténtica y apasionada por su trabajo y por mejorar las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Antonio, muchas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Tienes razón, era un gran tipo, entusiasmado con su trabajo

      Eliminar
    2. Muy bonitas palabras las que le dedicas a Ínigo Babot. Desde que leí tu tweet el sábado pasado, la pregunta que lanzabas va y viene en mi mente como el recuerdo de algo lejano: "¿por qué los buenos nos dejan tan pronto...?"

      Tuve la suerte de escuchar una sola de sus ponencias y debo decir que "escucharle una sola vez fue suficiente...."así expresaría yo mi encuentro con Ínigo Babot, aunque siceramente tengo que reconocer que me hubieran gustado otras muchas.
      Mi inquietud, ya existente, por la Gestión del conocimiento en general y 2.0 en particular se volvió a despertar el día que tuve la suerte de poder escucharle.
      Gracias ínigo por tu valor y gracias José Antonio por traernos su recuerdo.

      Eliminar
    3. @Fini. Gracias a tí por participar. Con lo que comentas del "despertar a la gestión del conocimiento y 2.0" estás reforzando su legado. Todos/as le debemos mucho.... Y sí, sigo pensando lo que con rabia preguntaba en mi tweet del sábado "¿Por qué los mejores nos dejan tan pronto?".

      Besos

      Eliminar
  7. Tengo que dar gracias por haber conocido a Iñigo. Son de esas personas que te encontrabas cómodo escuchándole porque transmitía las cosas con una sencillez que era imposible no aprender con él, y aprendí muchísimo. También tenía otra cualidad muy difícil de encontrar hoy en día, sobre todo en el mundo en que se movía, sabía escucha y te transmitía la sensación de que también él aprendía de ti. La última vez que nos vimos, en las jornadas de enero del Instituto Pedro Herrero, me pidió un abrazo de despedida, ¿quién me iba a decir que era el último?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Pedro. Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón, aprendíamos de/con Íñigo y el también lo hacía de/con nosotros. Debes saber que sentía por tí un aprecio muy especial. Te tenía en muy alta estima.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo en todo lo que dices Jefe. Ha sido un duro golpe. Yo lo conocí en el "encierro" del curso que celebramos en Petrer. Descubrí a un gran profesional y a una mejor persona, orgulloso de su trabajo y más aún de su familia.

    Lo echaremos de menos.

    Un abrazo allá donde estés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Anónimo/a. Muchas gracias por comentar. Sí, amaba su trabajo y a su familia, sin duda.

      Eliminar
  9. Conozco a Iñigo en la “encerrona” de dos días con parte del personal del Departamento de Formación.
    Durante los dos días de convivencia veo al Iñigo profesional, y lo respeto, por su experiencia, por su bagaje, sus conocimientos.
    Descubro al Iñigo humano y me sorprende su vitalidad, su energía, su entrega, su pasión por lo que hace; me sorprende la facilidad con la que con su sonrisa dicharachera me atrapa, y me acepta, y se une al grupo, y forma parte de él.
    En el trayecto al Aeropuerto, durante una hora en el coche, descubro al Iñigo cercano, sensible, más humano si cabe.
    Al ver la noticia de su fallecimientos y ser consciente de que me impactaba, fui consciente también de que a pesar del breve contacto con él, llegó a calar hondo y a formar parte de aquellos a los que ya no olvidarás nunca.
    Desde aquí mi pequeño homenaje de admiración, de respeto y por qué no, de gratitud.
    Hasta siempre Iñigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @José Vicente. Gracias por tus palabras. Me encanta que uses el término "pasión". Efectivamente, Íñigo era un apasionado de su trabajo y muy cercano a las personas. Le recordaremos siempre.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Sólo tuve la suerte de coincidir con él en dos ocasiones, pero esperé que pudieran ser muchas más. La última fué el 9 de enero y, ahora, sabiendo lo de su enfermedad, me impresiona su actitud ante ella y su vitalidad. Siento mucho que no tengamos ocasión de aprender más con él aunque, como se ha dicho anteriormente, ahí queda su obra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Pepa. Efectivamente, nos queda su obra, su legado.... Muchas gracias por participar en el blog.
      Un beso

      Eliminar
  11. Muy sentidas palabras, Jose Antonio. Las comparto plenamente. Como tu, el viernes me quedé atónito. No me lo podia creer. Con nosotros tambien colaboró recientemente. El mundo de la formnación lo echará de menos.Un gran perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Jesús. Si promovéis algún homenaje de corte académico en Barcelona, tal como he visto que comentáis con José Lozano, hacednoslo saber, pues en la medida de nuestras posibilidades participaremos. Muchas gracias por pasarte por el blog y comentar. Un abrazo

      Eliminar
  12. Sigo noqueada por esta terrible noticia. José Antonio ha reflejado perfectamente la forma de ser, a todos los niveles (personal, profesional, familiar), de la estupenda persona que Íñigo fue.
    Yo, como parte de mis compañeros, compartí con él ese famoso “encierro” en Petrer sobe “Formación 2.O”, ése fue el comienzo de otros varios encuentros. Trabajamos mucho, es cierto, pero también reímos un montón, él el primero, a mandíbula batiente (de lo que ahora me alegro especialmente), asombrado por la dinámica en la que nos movíamos y el buen “rollo” que se respiraba. En todo momento él fue uno más. Su capacidad de adaptación (síntoma de inteligencia), integración, colaboración y saber estar en cualquier situación (incluso con delantal) eran envidiables; enseguida se hizo querer, y mucho.
    Siento que el mundo de la formación ha perdido uno de sus punteros internacionales más importantes, y el mundo a una persona excepcional.
    Pasará mucho tiempo antes de que Iñigo caiga en el olvido. Aún no me hago a la idea de la imposibilidad de verle de nuevo. Gente “importante” hay mucha, pero que dejen huella, como Íñigo lo ha hecho, muy, muy poca.
    Seguro que allí donde esté seguirá bebiendo coca cola sin parar y haciendo un poco más feliz la vida a los que tenga a su alrededor.
    Gracias, Íñigo, por todos esos buenos momentos y todas tus enseñanzas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Concha. Tienes razón. Trabajamos mucho y a la vez lo pasamos muy bien. Tu y yo sabemos perfectamente que ambas cuestiones, lejos de estar reñidas, son condición para que haya aprendizaje. Desde mi percepción fue en Petrer que Íñigo nos conoció en nuestra salsa, se implicó a tope...y te diría que nos empezó a querer. Sé de buena tinta que en muchas ocasiones nos ha usado como ejemplo.
      Gracias por compartir tus sentimientos.
      Besos

      Eliminar
  13. Íñigo quiero que sepas que no te has ido, la gente como tú no nos deja nunca. Este departamento (y muchos, muchísimos otros) siempre será una parte de ti.

    Porque tú tienes un don, ¿Lo sabías? Esto de enseñar, como lo de ofender, no lo hace el que quiere sino el que puede. Y tú eres de esas pocas personas que entienden la formación como esa actividad recíproca en el que todos aprenden de todos y en el que cada uno aporta su experiencia y conocimiento. Y de ambas los dos sabemos que vas "sobrao".

    Me siento muy afortunado del tiempo que hemos tenido oportunidad de compartir y en honor a los vínculos sagrados que tenemos; nuestra coca-cola y nuestro permanente deseo de que el Barça pierda su próximo partido, hazme el favor de contar conmigo en el próximo proyecto que tengas en mente y que sé que, estés donde estés, ya estarás poniendo en marcha.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Rafa. Es emocionante lo que dices de Íñigo. Lo suscribo, aunque no comparto con vosotros dos lo de la Coca-cola ;-). Gracias por comentar
      Un abrazo

      Eliminar
  14. ¡Qué bonito José Antonio!
    Yo le conocí el pasado 9 de enero en las jornadas del Instituto de la Familia Pedro Herrero, donde tuve el privilegio y suerte de escuchar una de sus ponencias. Ha sido una sola de ellas, pero suficiente para reconocer a una persona amante de su trabajo, que contagiaba entusiasmo, ganas de aprender y que se notaba que disfrutaba transmitiendo su saber a los que le escuchaban. Persona sencilla, pero auténtica personal y profesionalmente.
    Fue todo un placer estar en esas Jornadas.
    Mi más sentido pésame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Miriam. Gracias por participar y hacerlo con tan buenos sentimientos. El taller del pasado día 9 estuvo muy bien, y vimos a Íñigo en su salsa.
      Besos

      Eliminar
  15. Yo también coincidí con él en el “encierro 2.0” de Petrer, y no me quedo sólo con el profesional que era, sino con la gran persona que nos demostró ser.
    Lástima Iñigo, que hayas tenido que enseñarnos esta última lección, lo efímera que es la vida.
    Un beso muy fuerte a su familia, y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Itziar. Gracias por hacerte presente y mostrar tus condolencias. Íñigo nos ha enseñado como tu dices, lo efímera que es la vida, pero también y sobre todo, que vale la pena pelear por ella.
      Besos

      Eliminar
  16. Lo recordaré como una persona generosa, afable, cercana, que transmitía conocimiento a raudales, emocionando y dejando una huella difícil de borrar. En el Instituto Alicantino de la Familia tuvimos la suerte de verle hace escasamente un mes. Ahí estaba, tan amable y profesional como siempre, a pesar de los pesares... Se fue en silencio, sin decir nada, no sin antes llenarnos las manos de una tonelada de “fichas de pocker”. Gracias Iñigo por tu generosidad. Te recordaremos…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Marie. A él le entusiasmaba también el Instituto. Sabes que se interesaba mucho por vuestro trabajo.
      Estuvo muy bien el video de las "fichas de póker" que citas y que utilizó en su taller del día 9. Muchas gracias por comentar en el blog.
      Besos

      Eliminar
  17. Gracias José Antonio por darnos la oportunidad de despedirnos de Iñigo. Me siento muy reflejada en tus palabras y en las de otros compañeros que recalcan su entusiasmo, su saber estar, su cercanía...Lamento mucho su pérdida porque realmente quedaba mucho por aprender de él, como profesional y como persona. Un abrazo fuerte a su familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Eleni. Muchas gracias a tí, por pasarte por aquí y comentar. No te preocupes que todos estos comentarios se los haremos llegar a su familia.
      Besos

      Eliminar
  18. Elena.- 8 de febrero de 2012
    ¡Impresionante¡ Me cuesta asumir que ya no está. Todas las veces que hemos estado juntos trabajando en el Instituto de la Familia han supuesto una experiencia estupenda. Cuando hemos comido juntos me ha dejado el recuerdo de tratar con con una persona encantadora, educada, profesional de bandera, con valores...En fín, me sumo a todo lo que José Antonio ha dicho. Lu familia ha tenido mucha suerte de tenerle cerca y nosotros de haberle conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Elena. Como ya comento antes, Íñigo tenía debilidad por vuestro Instituto; se interesaba mucho por lo que hacíais, y sabes que estaba encantado con el proyecto holon. No le daba ninguna pereza aceptar las invitaciones cuando se trataba de participar en actividades de Alicante en general y del Instituto en particular.
      Muchas gracias por tus comentarios.
      Besos

      Eliminar
  19. Me temo que en estos momentos es difícil acertar a decir algo concreto que resuma los sentimientos que afloran cuando alguien se va.
    Un abrazo de corazón a su familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Arantxa. Con tu abrazo de corazón lo dices todo. Muchas gracias por comentar en el blog. Todos estos mensajes le llegaran a su familia.
      Besos

      Eliminar
  20. Me parece increíble… si mañana hace un mes que estuvo aquí en Alicante!!.
    Gran profesional, buen comunicador, sencillo, cercano, facilitador, entusiasta y con criterios claros pero flexibles. Incondicional de la coca-cola, del 2.0 y orgulloso de sus hijas. Esta es la imagen que me queda, junto con todo lo que aprendimos con él. Gracias y hasta siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Laura. Pero qué bien que lo describes!!. Estoy contigo en que tres de sus grandes pasiones eran las que señalas. Muchas gracias por dejar aquí tus comentarios
      Besos

      Eliminar
  21. Gracias Josean por informarnos! No lo conocía personalmente pero sí conocía su trabajo, sus ideas y su dedicación... lo cual es significativo. Me ha impresionado la noticia y acompaño el sentimiento de consternación que habéis compartido en este bloc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Joana. Muchas gracias por venir al blog y dejar tu comentario. Por lo que se de tí y lo que intuyo, si os hubiérais conocido, habríais conectado de inmediato.
      Besos

      Eliminar
  22. Mare meua, quins colps ens té reservats aquesta vida capritxosa. Tots els meus condols per a la família i per a tota la família acadèmica que tem que deu ser extensíssima. Una abraçada, Íñigo, allà on sigues!

    ResponderEliminar
  23. @David. Muchs gracias por comentar. Haremos llegar tus condolencias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Yo tuve la suerte de conocer a Iñigo Babot como oyente en una jornada en el Hogar Provincial sobre Formación 2.0. Su ponencia, creo recordar, no fue más de una hora, tiempo más que suficiente para darme cuenta de la capacidad y eficacia a la hora de transmitir a los demás sus nociones en el campo de la formación.

    Un fuerte abrazo de ánimo a la familia.

    Jesús Menárguez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Jesús. Sí, Jesús, fué con motivo del acto de presentación del Plan 2010. En nuestro canal de Youtube, en el siguiente enlace: http://bit.ly/xHcda9 hay un resumen de 10 minutos de esa charla. Transmitiremos a la familia tus condolencias. Muchas gracias por participar.
      Un abrazo

      Eliminar
  25. No lo podía creer cuando Jose Antonio me lo comentó el lunes, me quedé "de piedra". He tenido la suerte de escucharle casi siempre que ha venido por aqui y de participar en su último taller MAGISTRAL en el Instituto de la familia Pedro Herrero hace escasamente un mes. En cada una de sus intervenciones hablaba de sus hijas con entusiasmo, cariño y ternura, mostrando además de sus cualidades profesionales el lado humano de la vida.
    Me llevo un excelente recuerdo de él y de su empeño en hacernos creer en las bonanzas de los recursos que las nuevas tecnologías nos brindan.
    Creo que la vida ha sida muy injusta con una persona demasiado joven y lleno de ganas de vivir y superar su enfermedad.
    Mi más sincero pésame a su mujer e hijas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @José Luis. Así de efímera es la vida José Luis. Sé que te han gustado sus intervenciones pues así me lo hiciste saber en cada caso.Muchas gracias por comentar en el blog
      Trasladamos tu pésame a la familia
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Lo conocí poco, pero comparto tus palabras Jefe. Es una pena la pérdida de una persona tan joven y tan válida. Especialmente a ti, te deja un poco "huérfano 2.0".

    Mi más sincero pésame a la familia.

    Belén Fons.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Belén. Gracias por comentar. Efectivamente, los que conformamos la gran familia de formación en general y del e-learning en particular nos hemos quedado un tanto huérfanos, pero gracias a sus enseñanzas y a su ejemplo, sabremos seguir adelante.
      Trasladaremos todos estos comentarios a su familia
      Besos

      Eliminar
    2. Así es, nos están llegando.

      Apreciado José Antonio, soy la hermana mayor de Íñigo.

      Leemos todo cuanto sale en Twitter de él y en cierta forma parece que seguimos teniéndole junto a nosotros a través de todos los comentarios de los que le habéis conocido. Y, sin duda, tú muy bien.

      Estoy totalmente de acuerdo contigo: Íñigo siempre ha sido extraordinario, como persona y como profesional, con sus Coca-colas light y su pasión por la vida que compartía y entusiasmaba.

      Por ello te agradezco, te agradecemos, profundamente tus palabras.

      Un fuerte abrazo.

      Ana María Babot

      Eliminar
    3. @Ana María. Muchas gracias por hacerte presente en este blog y por tus palabras. Tu paticipación aquí, nos asegura que las condolencias que se muestran os llegan a la familia y ójala ayuden a que os reconforten.

      Habrás comprobado que Íñigo ha dejado por aquí mucha huella, en lo profesional y en lo personal

      Un abrazo

      Eliminar