jueves, 24 de marzo de 2011

Cómo hemos cambiado…



Parece que fue ayer y ya han pasado 5 años desde que se puso en funcionamiento GestFormWeb. Algunos de vosotros aún recordaréis aquellos tiempos, donde las solicitudes se tenían que enviar en papel, y (como es habitual) al ver que se pasaba el plazo se aprovechaban las “nuevas tecnologías” disponibles y se mandaban todas las solicitudes por fax (en algunos casos más de 100 hojas de tirón). El problema es que eran muchas las entidades que optaban por esta vía y nuestro pobre fax no daba abasto para sacar todo lo que le llegaba.

Aún recuerdo esas tardes interminables intentando recomponer las hojas escupidas con cansancio por el fax, ordenando solicitudes, separando las correctas de las incompletas, buscando solicitantes que, aunque aparecían en la relación priorizada, se habían perdido en el largo trayecto telefónico, llamándoos por teléfono para que enviarais o modificarais un papel o consolándonos pensando que eso sólo era una vez al año.

Tampoco se me olvidan los envíos masivos de programas, ¿Os acordáis? Teníamos que enviarlos a la imprenta ya que su cantidad (unas 500 copias) hacía inviable la impresión en el propio departamento. Ni que decir tiene el tiempo que se perdía entre el envío a la imprenta, la impresión, el doblaje de cartas y trípticos, ensobrar, la demora del correo postal… Jo!, qué tiempos aquellos. Ahora que escribo esto me parece increíble, me parece que hablo de la prehistoria, y ocurrió hace apenas cinco años…

¿Y qué ocurrió para que todo esto cambiara? A mí me gustaría destacar tres palabras; Inconformismo, Capacidad y Corresponsabilidad.

Inconformismo con lo obsoleto, lo que no va bien, con lo que el sentido común nos decía que “no podía ser”, esto nos hizo llegar a un punto de no retorno, “hasta aquí hemos llegado y no queremos seguir así”.

Capacidad. Sería injusto hablar de GestFormWeb y no mencionar a nuestros responsables informáticos. Una cosa es saber lo que se quiere y otra muy distinta es ser capaces de conseguirlo. En nuestro caso, Pedro y José Antonio han sido y son las almas de este premiado proyecto, al que alimentan y cuidan día a día. No me refiero sólo a una tarea mecánica de programación sino a una labor de coordinación y motivación.

Y por último, GestFormWeb no se concibió como una herramienta para nosotros, sino para vosotros, gestores de formación de las entidades locales de la provincia de Alicante, y afortunadamente así lo entendisteis desde el principio. No nos cansamos de repetir que GFW no existiría sin cada uno de vosotros. No sólo porque habéis sido en muchas ocasiones diseñadores de nuevas opciones del mismo, sino porque con vuestro trabajo y corresponsabilidad habéis sido capaces de adaptaros a los nuevos requerimientos que la normalización de algunos procesos requiere. Por todo esto, gracias.

El último pasito que hemos dado para eliminar teléfono, papel, esperas, etc. ha sido el de generalizar la tramitación de asistentes así como la impresión de las cartas de convocatoria a través de GFW.

¿Qué opinas de estas nuevas opciones?

¿Las estabas usando ya?¿Qué te parecen?

¿Crees que estamos evolucionando en la dirección correcta?

viernes, 11 de marzo de 2011

EVALUANDO QUE ES GERUNDIO (II)


Continuamos la serie de post dedicados a evaluación con esta segunda entrega dedicada a la evaluación del aprendizaje, entendida ésta como proceso que nos permite medir el grado de modificación producido en el conocimiento, habilidades y/o actitudes de los alumnos, atribuible a la formación recibida.
Las mayores dificultadas encontradas en este tipo de evaluación, derivan de la concepción, que todavía pervive, de entenderla como examen, y de identificarla con la superación de niveles en la educación obligatoria. Desde esta perspectiva, se vive esta evaluación como una prueba a superar, aflorando sentimientos de éxito o fracaso según el resultado obtenido, depositando en el profesor toda la responsabilidad sobre estas decisiones. Hubo un tiempo, incluso, en que se convirtió en "cuestión sindical" la inclusión o no de la misma en los cursos de formación. Tan es así que, algunos departamentos de formación de entidades públicas, han optado por renunciar a implementarla.

Con esta breve entrada, nosotros queremos reivindicar el carácter formativo que la evaluación del aprendizaje debe tener; forma parte inexcusable del propio proceso. Podemos incluso afirmar que, sin ella, la formación queda incompleta. El alumno adulto, protagonista de su propio proceso de aprendizaje, precisa tomar conciencia de cuáles han sido los cambios logrados, las dificultades encontradas, etc. para poder tomar decisiones en relación con su futuro; para ello es imprescindible contar con herramientas que le ayuden a ello.

Por otra parte, esta evaluación nos sirve también para contrastar la idoneidad de los contenidos de cada curso, así como de la competencia de los profesores. En función de la naturaleza y de los objetivos de cada acción formativa, se determina, diseña y utiliza el tipo de prueba de evaluación que consideramos más idónea. En el informe de evaluación de 2010 incluimos algunos ejemplos de todo esto.

Los resultados anuales de la evaluación del aprendizaje, quedan reflejados en la correspondiente tabla del informe. Para obtener la condición de "Apto", se exige haber participado en, al menos, el 85% de las horas lectivas del curso (en los casos de formación e-learning y on line se establecen las tareas mínimas en la guía didáctica), haber superado la/s prueba/s correspondientes, así como la conformidad del profesor de acuerdo con su seguimiento y evaluación continua de las tareas del curso. En 2010, estos son los datos más significativos


- Alumnos Aptos: 70,37%

- Alumnos No Aptos: 6,54%

- Alumnos sin Calificar: 9,42% (Jornadas, conferencias y similares en las que no se evalua)

- No Presentados: 7,71% (*)

- Renuncias: 5,96% (*)

(*) Estos casos ya los tratamos en una entrada reciente de este mismo blog