jueves, 14 de julio de 2011

Por qué digo e-learning cuando quiero decir a distancia.

Teniendo en cuenta las dos magnitudes a las cuales el ser humano está sometido, que no son otras que el tiempo y el espacio, existen dos únicas modalidades de formación: presencial y no presencial, también conocida como formación a distancia. Obviamos, lo que para algunos sería una tercera modalidad, la mixta, ya que sería una combinación de las dos anteriores.

Bajo los parámetros descritos de tiempo y espacio, la formación presencial se caracteriza por confluir en un mismo lugar y durante un tiempo estipulado tanto el docente como el discente. En cambio, la formación a distancia se caracteriza por la no existencia de un espacio físico o lugar común donde se aglutinan todos los discentes con el docente y que el tiempo o ritmo formativo lo establece el propio alumno según sus necesidades.

Luego, bajo estas definiciones de las dos modalidades existentes, la formación llamada e-learning, on-line, teleformación, etc. (aquí cada gurú le gusta llamarla de una forma según "sus propios matices") está enclavada dentro de la formación a distancia. Por lo tanto, debemos recapacitar sobre ¿Dónde está el empeño de diferenciar formación e-learning y formación a distancia?.

Yo creo que este empreño por diferenciarlas, se debe a tres factores. Por un lado, está la presión del marketing empresarial para colocar sus productos e-learning; te venden que un curso por el mero hecho de impartirse a través de Internet es garantía de calidad y eficiencia formativa. Por otro lado, la "obsesión" de disociar la imagen de la formación a distancia basada en textos escritos y cuestionarios que había que cumplimentar y enviar por correo, a la facilidad de acceder a los contenidos con un clic y rellenar un test en cuestión de minutos. Y por último, y creo más grave, la confusión entre modalidad y metodología.

La utilización de Internet como medio, y hago hincapié en MEDIO, para desarrollar formación, ha aportado algo que hasta ahora, dentro de la evolución de la formación a distancia no existía, que es la universalización del acceso a la información y la fluidez de la comunicación entre alumno-profesor y alumno-alumno. Si echamos un vistazo a la evolución de la formación a distancia, siempre ha estado a la vanguardia de la utilización de cualquier medio de comunicación para facilitar a los alumnos su aprendizaje: correo postal, radio, teléfono, televisión, contenidos multimedia, Internet... por intentar utilizar una cronología de los medios utilizados.

¿Y qué aporta la formación e-learning como formación a distancia?, pues algo muy importante, la posibilidad de poder migrar metodologías que únicamente se utilizaban en formación presencial a la formación a distancia. El constructivismo y el colaborativismo, por ejemplo, es fácilmente aplicable, hoy en día, a la formación a distancia gracias a Internet, donde podemos encontrar herramientas informáticas que nos posibilitan utilizar estas metodologías.

Por lo tanto, no es que exista la formación a distancia y la formación e-learning, sino lo que existe son metodologías formativas y herramientas para llevarlas a cabo. Yo he visto, y seguro que cualquiera que está leyendo este artículo también, cursos e-learning donde el alumno solo tenía que leer contenidos, eso sí con muchos dibujitos, sonidos y otros elementos alucinantes multimedia, que se muestran en pantalla bajados de Internet y al finalizar hacen un test y ya ha superado su curso. Y mi pregunta es ¿en qué se diferencia de los cursos a distancia de los años 60?. En nada, porque la metodología es la misma. Perdón, sí hay un elemento diferenciador y no es otro que el curso se ha “vendido” como e-learning.

Espero que con esta primera entrega de "Por qué digo e-learning cuando quiero decir a distancia" deje asentado un poso de reflexión sobre lo que significa la formación e-learning y seguro que habrá lectores que estén pidiendo mi cabeza por blasfemo y por intentar romper los estereotipos formativos existentes hoy en día.




Bueno, también quedaría preguntarse y hablar sobre si el e-learning es válido para cualquier tipo de acción formativa como nos “venden”. Eso lo dejaremos para una futura entrega.

Un saludo a todos.