miércoles, 8 de junio de 2011

Redes sociales: Otra manera de estar juntos

Querría hablar en este post de las redes sociales, pero haciendo una reflexión más emocional que científica, desde la perspectiva de lo que están significando en cuanto a cambios en las diversas cuestiones que afectan directamente a la formación. Así, desde nuestro punto de vista, son:


- una fuente de información: efectivamente, si algo han logrado internet y las redes sociales, es democratizar la información. De cualquier cuestión, sobre cualquier tema, basta con teclear unas palabras clave en un buscador de la Web, para obtener miles y miles de lugares con información sobre ello. Tantos que es inabarcable. Si antes nuestra habilidad estaba centrada en encontrar una buena biblioteca, el reto que ahora se nos plantea es aprender a seleccionar y tratar esta información, para poderla transformar en conocimiento, y todo ello sin movernos de casa.


- Otro canal de comunicación: Las herramientas 2.0, frente al modelo anterior de Internet (1.0), permiten que la "conversación" sea multidireccional, de tal manera que facilita la comunicación entre personas. Estamos ante un nuevo canal, cuyas posibilidades se nos antojan infinitas. En tiempo real, a miles de kilómetros de distancia, podemos vernos, hablar, escribir....¡¡todo a la vez!!, cuestiones hasta hace poco impensables fuera de los marcos presenciales. Ni siquiera necesito para ello un ordenador; me basta con un dispositivo móvil.


- Otra manera de relacionarnos: Es curioso cómo, a pesar de no conocernos, a través de las redes sociales podemos establecer lazos afectivos tan sólidos. Sin darnos cuenta, vamos integrándonos en grupos con los que compartimos ( o al menos creemos compartir) valores, pensamientos, sentimientos, visiones parecidas sobre el mundo...., de manera muy semejante a como nos relacionamos en la "sociedad presencial".

Aunque están más centradas en la web 1.0, me vienen a la memoria dos novelas de Daniel Glattauer: se trata de "Contra el viento del norte" y "cada siete olas" (hay que leerlas necesariamente en este orden), que ilustrarían esto que quiero transmitir. La primera de ellas me enganchó al comienzo del verano pasado, y acudía ansioso a la segunda en cuento supe que se había publicado, antes de que acabara 2010.


- ¿Una nueva forma de aprender?: Como consecuencia de todo lo anterior, los procesos de enseñanza-aprendizaje ya no pueden seguir siendo iguales. El profesor ya no es el "depositario" de todo el saber, ni controla siquiera la información existente sobre su especialidad. El aula entendida como espacio físico y temporal ha dejado de tener sentido. Necesitamos profesores que nos ayuden a aprender, a buscar y gestionar la información, a convertirla en conocimiento; profesionales que nos ayuden a construir nuestro aprendizaje.

Os dejo a continuación un video con una entrevista que le hice a Dolores Reig hace unos meses en la que ella nos explica mucho mejor ésto que yo pretendo decir y no sé muy bien cómo hacerlo





4 comentarios :

  1. Muy interesante la entrevista.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto el cambio en el paradigma del aprender. Este nuevo aprendizaje “extendido” multiplica en cuestión momentos lo que hasta hace poco requería años, en lo referente a encontrar la información y los escenarios donde incorporarla.

    Hay un tema en todo esto que me llama la atención y es la generación exponencial que hay del individualismo. Al contrario que en la formación de equipos/grupos que se basaban en “agruparse” en sentirse UNO, una red cifra su valor en extenderse, en la distancia que hay entre sus nodos, en sentirse muchos “UNOS”. Voy dándole vueltas al tema y pensando, entre otras cosas, si no será ese el motivo de que surja espontáneamente tanto “gurú” ;-)

    Quizás veo de un modo ligeramente distinto el hecho de que en la red se establezcan lazos afectivos “sólidos”, por lo que he podido comprobar son muy rápidos pero mucho más lábiles que los presenciales. No sé…entras en contacto intenso con personas que de la noche a la mañana desaparecen de tu time line. Pienso que la presencia física siempre implica un compromiso que no se da de forma tan evidente a través de estos canales. Quizás fue éste uno de los determinantes que motivó a pasar del e-learning a otros modelos mixtos que incluyeran, puntualmente, momentos presenciales… ¿verdad?
    Aún así, también es cierto que, en el tiempo que llevo moviéndome en las redes sociales, he hecho un puñado de buenas relaciones difíciles de establecer sin la mediación de este tipo de tecnología :-)

    ResponderEliminar
  3. Hola Sylvia:
    Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.
    Tengo ganas de que nos veamos (presencialmente) y podamos seguir comentando
    Besos: José A

    ResponderEliminar
  4. @cumclavis Hola Manel:

    Gracias por tu comentario, siempre tan atinado.

    Estoy de acuerdo contigo en lo que dices de los lazos afectivos. Cuando digo sólidos (posiblemente debiera utilizar otro adjetivo), no necesariamente implica permanencia en el tiempo. Lo que quería era expresar lo que me está pasando en mis incursiones por las redes sociales: por cuestión de edad, cultura, etc. uno se vuelve "reservado" y estrechar relaciones e intimar con otras personas, suele darse presencialmente y "con tiempo". Sería aquello que se decía de "con el roce se hace el cariño" ;-). Sin embargo me sorprendo a mí mismo con las reacciones que tengo con gente a la que solo he visto virtualmente y que me da la sensación de conocerles de toda la vida, de haber compartido muchas cosas y que, si me dejara llevar, les contaría toda mi vida...De ahí las referencias que hago a las novelas de Glattauer. El paso siguiente, evidentemente, es la apetencia por conocerles presencialmente, claro!!.

    Bueno, ya avisé en el post; es una entrada poco "científica", jaja...

    En esta línea, a tí en concreto, tengo muchas ganas de verte, para charlar y cambiar el mundo alrededor de un gran arroz.

    Un fuerte abrazo: José A.

    ResponderEliminar