lunes, 5 de diciembre de 2011

¿SON BUENOS TIEMPOS PARA LA CALIDAD EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA?

Estas últimas semanas, por diversas circunstancias, hemos estado reflexionando sobre temas de Calidad en la Administración Pública. El pasado 25 de Noviembre estuvimos en las Jornadas de Santa Pola organizadas por la Agencia de Desarrollo Local de esa localidad. El lunes 28, tuvimos la sesión presencial de Cierre del curso de "Herramientas de Calidad" . Los días 29 y 30, se celebró en Bilbao la 3ª Conferencia de Calidad en las Administraciones Públicas organizadas por la AEVAL, a las que en esta ocasión no pudimos acudir, pero de la que ya nos han llegado las conclusiones y en el BOE se acaban de publicar la convocatoria a los premios a la Calidad e Innovación en la Gestión Pública en sus modalidades de excelencia y gestión del conocimiento.

Supongo que ha sido la coincidencia de todas estas cosas lo que, como digo, nos ha hecho reflexionar una vez más acerca del papel de la Calidad en el ámbito público. En la situación en la que nos encontramos de crisis económica y consecuente reducción presupuestaria, podemos caer en el error de entender la calidad como un gasto, y por tanto algo prescindible, en la medida que no afecta directamente a ningún área concreta de los servicios que se prestan.

Sin embargo, hoy más que nunca, cobran sentido -desde mi punto de vista- los sistemas de gestión de la calidad en las administraciones públicas. Solo desde una visión estratégica clara sobre cuál es mi misión, cuál la visión, quiénes son mis clientes, qué servicios les debo prestar, cuáles nuestros valores, etc. seré capaz de detectar las prioridades y necesidades de mis ciudadanos.

Un buen análisis DAFO, mi mapa de procesos, un sistema de gestión de indicadores me dará luz acerca de cómo prestar esos servicios de manera eficiente, simplificando (y normalizando) procedimientos y reduciendo cargas y generando -por tanto- ahorro. Pues bien, todas estas herramientas, y esta manera de planificar estratégicamente, me las aportan los sistemas de calidad.

Visto así, la calidad se convierte en un arma imprescindible para averiguar qué servicios son prioritarios, cuáles no, y a la vez, qué podemos hacer para que éstos se presten de forma más eficiente. En la entrevista que os pongo en este post, y que le hacía a Fernando Monar coincidiendo con las fechas de toma de posesión de los nuevos gobiernos locales, se sugieren incluso algunos instrumentos concretos, tales como el modelo IWA-4 de confiabilidad de los gobiernos locales, y que en España se adaptó, en un grupo de trabajo de AENOR en el que participó activamente la FEMP, dando como resultado la norma UNE 66182 . Otro modelo que nos apunta Monar es el CAF. En ambos casos, se trata de modelos de autoevaluación que pueden darnos pistas acerca de las áreas de mejora de nuestras instituciones locales. Os dejo con la entrevista en la que el experto, Fernando Monar, nos ilustra sobre ésto


¿Estáis de acuerdo con lo dicho?. esperamos vuestros comentarios

martes, 15 de noviembre de 2011

PEPE SE JUBILA....

En efecto, así es; Pepe Box, nuestro Pepe, el encargado de formación que tenemos en el centro de formación ubicado en el Hogar Provincial, se nos jubila, nos dice adiós, nos deja......, lo que me motiva a escribir esta entrada en el blog a modo de homenaje.

Pepe ha estado 15 años con nosotros. Todavía recuerdo el día que le conocí, cuándo se iba a incorporar a trabajar en el departamento. Andábamos entonces buscando un profesional con un perfil polivalente y difícil de describir tanto desde la lógica de "tareas", como desde la de "competencias". Necesitábamos alguien que atendiese a profesores y alumnos de los cursos, que preparase el material, adecentase el aula, informara, hiciera fotocopias, alguien que se ocupara de tener disponibles los distintos recursos didácticos que al principio eran retroproyectores, TV., video....y que ahora son videoproyectores, P.C´s, DVD´s.... Hasta la denominación del puesto era complicada.

Pensaréis que, como se jubila, toca hablar bien de él, pero quiénes le conocéis (y nos conocéis) sabéis que Pepe, en estos 15 años, ha sido una pieza clave en nuestro organigrama. A él le debemos muchos de los éxitos. He recibido múltiples felicitaciones de profesores y alumnos, verbales y por escrito, hablando siempre de su dedicación y compromiso. Pepe siempre ha cuidado el centro de formación, sintiéndolo como algo suyo. Fué capaz de incorporar todas sus habilidades profesionales adquiridas en su etapa anterior como comercial (bueno, en sus tiempos se llamaba "viajante"), a este nuevo rol que él ha sabido definir tan bien. Complicado lo tienen quienes le sustituyan.



Aunque Pepe no tiene "titulación" específica, su intuición y olfato para los temas formativos ha sido enorme. Hemos tenido en él un termómetro exquisito a la hora de saber si un curso funcionaba o no desde el primer momento. Os reproduzco alguna de las conversaciones que hemos mantenido a lo largo de este tiempo, respecto a ésto:

- Pepe: Hola jefe, buenos días...
- Yo: Hola Pepe, buenos días, ¿qué pasa?
- P.: Jefe, este curso que empezó ayer, no funciona...
- Y.: No me j...., Pepe,... no puede ser....si está todo organizado y controlado...
- P.: Lo que tu quieras, pero te digo yo que no acaba bien...
- Y.: ¿Se puede saber en qué te basas para decir eso?
- P.: Los descansos son muy largos, la gente se hacen los perezosos para entrar al aula, hacen corrillos y hablan en voz baja, el profesor me ha pedido comer sólo, al margen del grupo de alumnos, no se oyen ni risas ni apalusos en el aula, terminan antes de tiempo......
- Y.: Vale Pepe...Gracias. Voy para allá a ver qué podemos hacer...
 
A lo largo del tiempo, Pepe se ha preocupado de que todo estuviera impecable. Se ha peleado con quien hiciera falta para cambiar el mobiliario cuando se ha estropeado, poner cortinas nuevas, hacerse con una buena dotación de videoproyectores, conseguir tener ordenadores en todas las aulas, sonorizar las aulas, poner armarios, coordinar las limpiezas generales.....

En ese cuidado exquisito por todos sus dominios, hay un par de cosas que Pepe nunca ha soportado, y ha sido beligerante al respecto, y yo quiero traerlas aquí a modo de anecdotario cariñoso.

Una tiene que ver con la "exposición" en las paredes del aula de los trabajos grupales hechos por los alumnos:



 Más allá de consideraciones metodológicas, Pepe siempre ha entendido que eso, lo único que hace es estropear las paredes. Cuando luego se intenta arrancar, siempre ( o casi siempre) deja marca en la pared, lo que luego significa que hay que repintar..... Algunos de los profesores que lo habéis hecho, me daréis la razón al recordar la cara que Pepe os ponía.

Otra cuestión que ha hecho enfadar a Pepe sobremanera, ha sido cuando un profesor ha pedido, o bien directamente lo ha hecho él con los alumnos, poner el mobiliario en forma de "U". Mover las mesas, arrastrarlas, perjudica al mobiliario; se estropea y luego hay dificultades para reponerlo, es la visión de Pepe. Y si además este movimiento de mesas se produce en el aula nº 6, esto ya es el acabose. Es cierto que esas mesas (las del aula 6) son más delicadas, pero el argumentario de nuestro Pepe, ante las reflexiones pedagógicas que le hemos hecho al respecto, es que, quien quiera mesas en esa disposición, solicite el aula nº 4, que ¡¡para eso está!!.

...Y claro!!, como bien sospecharéis, el problema se ha agudizado cuándo ambas cuestiones han coincidido. Adivino la sonrisa de alguno de nuestros profesores colaboradores más habituales, al leer estas líneas.

Bueno, pues este es nuestro Pepe, el que ha decidido dejarnos. En unos pocos días vamos a tributarle su merecido homenaje. Estamos preparando con mucha ilusión una comida de despedida que con toda seguridad será muy entrañable. Si estás leyendo este post, conoces y aprecias a Pepe y de alguna forma quieres hacerte presente en este homenaje, tienes diversas posibilidades:

- Apuntarte a la comida jubilación que estamos preparando
- Hacer una aportación económica para los regalos colectivos que le vamos a hacer
- Hacernos llegar algún saludo, comentario, chascarrillo, video.... en el que le digas algo a Pepe

Para cualquiera de estas alternativas, debes contactar con nuestro departamento antes del próximo viernes día 18.

Y otra opción es escribir un comentario a este post. No te preocupes que se lo haremos llegar.

Pepe, vamos a echarte mucho de menos...¡¡de verdad!!




lunes, 31 de octubre de 2011

LOS SECRETOS DE INNOVARTE.COP


Innovarte.cop  es el nombre “comercial” con el que sus protagonistas rebautizaron nuestra primera comunidad de aprendizaje, a la que nosotros, formalmente denominamos “CoP: Liderazgo de Proyectos”.
 Animando su puesta en marcha, escribí un post en el mes de Abril, en este mismo blog, en el que ya anunciaba una reflexión posterior sobre las claves (los secretos) para que una comunidad de aprendizaje funcione. Era necesario esperar al final de la misma, valorar resultados y ver hasta qué punto se cumplían nuestras hipótesis.
Como primera reflexión, y reconocimiento, hemos de decir que el funcionamiento y resultados nos han desbordado. Teníamos muchas garantías de éxito, entendido éste en términos de participación colectiva, creación y aprendizaje, pero se han superado todas las expectativas. Quizá el propio nacimiento ya auguraba un buen desarrollo y una mejor conclusión. A este respecto, recordamos que esta CoP estaba conformada por un equipo de directivos públicos locales de distintos Ayuntamientos de la provincia de Alicante y que, tras la realización de dos cursos de nuestro Plan de Formación, conformaron un grupo muy cohesionado y con ánimos de seguir juntos.
 El departamento de formación teníamos –como entidad convocante y organizadora- la responsabilidad de crear y mantener el marco de desarrollo, las reglas del juego, para que esto caminara. Por tanto, quizá una parte de los secretos del éxito, haya que buscarlos en las características de funcionamiento que –de alguna forma- pretendemos que sean las señas de identidad de nuestra forma de entender las CoP´s:
  • Sesiones presenciales de debate y puesta en común como complemento al trabajo on line. Es básico que se programen estas sesiones para que el grupo se conozca, se reconozca, se "toque", en definitiva, se cohesione.
  • Creación de un grupo en una red social o plataforma de teleformación. En este caso hemos usado Goblonet, por tratarse de una red específica de la administración local. El grupo, de carácter privado, y que sirvió de soporte a la comunicación, documentos de trabajo, versiones del entregable, etc. se llamó "Innovarte.cop". Una vez finalizado el trabajo, se ha abierto otro grupo, en este caso de carácter público, denominado "Guía de buenas prácticas del nuevo liderazgo en las AA.PP.", para compartir esta experiencia, y seguir debatiendo con otros empleados públicos de España.
  • Calendario acordado y establecido de antemano. Para favorecer el cumplimiento de los compromisos adquiridos, nos parece importante acotar en el tiempo la duración de la CoP, su comienzo, su final, las fechas de las sesiones presenciales y calendario de trabajo en general.
  • Compromiso respecto a la elaboración de un producto final. Un grupo camina hacia su meta y consigue resultados, entre otras cosas, si el objetivo y la tarea están bien definidos. Por ello, en nuestra manera de entender las comunidades nos parece imprescindible enmarcar el compromiso en torno al documento de texto, o video, o sonoro, multimedia, etc. al que hemos dado en llamar "entregable".
  • Dirección y moderación de la CoP por un experto. El papel del moderador nos parece una cuestión trascendental muy relacionada con el éxito: ha de ser proactivo y facilitador. Debe cuidar al grupo y ayudarle a que consiga su meta, aunque los compromisos adquiridos y el trabajo a realizar, son del grupo, no del moderador.
Los resultados, desde nuestro punto de vista, han sido espectaculares, no solo por el documento elaborado, sino fundamentalmente por cómo han trabajado sobre el mismo. La actividad desarrollada ha sido frenética: 140 documentos en diversos formatos, 20 versiones del entregable, más de 1.500 mails en apenas 3 meses (a fecha de hoy, con seguridad, han duplicado el número).... Nos han dado un ejemplo de buen hacer y colaboración, y una lección de generosidad poniendo los resultados a disposición de quien los desee.

La historia continúa: en el nuevo grupo abierto en Goblonet que antes comentamos, ... en lo que ellos llaman su "chiringuito", que no es otra cosa que los correos electrónicos que se envían a diario, ... en las "kdds" (quedadas que hacen, a veces con mantel)...etc. Os dejo a continuación dos videos, para que juzguéis: uno contiene la valoración que los propios participantes hacen  de su experiencia


...Y en el siguiente, tenéis lo que dicen al respecto la asesora y el moderador de la CoP


 Esperamos vuestros comentarios

jueves, 13 de octubre de 2011

Conjugando el verbo compartir



A mediados del pasado mes de septiembre asistí a las V jornadas de e-Learning en las Administraciones Públicas celebradas en Valladolid, organizadas por la Escuela de Administración Pública de Castilla y León. También tuve el honor de participar en el taller "La formación online en las AA.PP.:Prospectiva" donde se debatió sobre los retos de la formación on line para 2012.

En las conclusiones a que se llegó aparece nuevamente la necesidad de compartir cursos entre las diferentes Administraciones Públicas. Compartir es, en los tiempos que corren, una necesidad y una obligación. Tenemos el reto, para 2012, de hacer como mínimo la misma formación con menos medios económicos y sin bajar la calidad.

Pero para compartir contenidos con la suficiente garantía, se debería establecer una serie de principios básicos a tener en cuenta en el desarrollo de nuevos cursos. Personalmente resumiría estos principios en los siguientes:
  • Universalidad: Los cursos deben responder a necesidades formativas comunes de cualquier administración pública. Podemos comenzar con contenidos dirigidos a la adquisión de competencias genéricas que comparten todas las administraciones, para pasar posteriormente a competencias específicas e incluso competencias técnicas de ciertos colectivos.

  • Pertinencia: Los contenidos deben ser adecuados a los objetivos de formar en las competencias. Se puede, por no decir se debe, recurrir a expertos de la propia Administración. ¿Quién sabe mejor las necesidades de la Administración que los empleados públicos?

  • Didáctica: Los cursos deben cumplir con unos principios didácticos y metodológicos acordes con el medio donde se van a impartir. No debemos caer en ningún momento en la tentación y error de anteponer las tecnologías a los objetivos didácticos de los cursos.

  • Durabilidad: Debemos tener presente que los contenidos de los cursos pueden sufrir cambios en el tiempo por muchos motivos, como por ejemplo, un cambio legislativo, y debemos rentabilizar la inversión. Cuando encarguemos a una empresas externa el desarrollo de un curso a partir de contenidos que aportamos nosotros como Administración, debemos asegurarnos que dichos contenidos los podamos actualizar "sin pagar ningún canon extra" a dichas empresas. En la contratación del desarrollo de los cursos se debería contemplar la posibilidad de que estos contenidos sean modificables por quién contrata el producto y que la empresa adjudicataria suministre las herramientas necesarias para poder realizar dichas modificaciones.

  • Multiplataforma: Este sería otro requerimiento que se nos suele pasar por alto. Hoy en día, muchos de nosotros trabajamos con ordenadores PC con sistema operativo Windows, pero también existen, cada día más, personas que trabajan con Linux, con Apple, con Android. No podemos excluir a nadie por el simple hecho de utilizar una tecnología "distinta" a la que el desarrollador del curso considera la "idónea". ¿Para quién?.

  • Estandarización: Otro aspecto muy importante para la universalización de la formación a través de Internet (como me gusta llamarla) es la utilización en el desarrollo de los nuevos cursos de productos y normativas estándares. No es posible que para seguir un curso obliguemos al alumno a utilizar, por ejemplo, el navegador Internet Explorer version X.X, y solo ese porque versiones anteriores o posteriores no funciona, o a instalar unos plug-in de una compañia X que en 6 meses, por las guerras comerciales, desaparezca su producto o que su plug-in no lo accepte un determinado sistema operativo o navegador. La utilización de los estándares no nos garantiza el 100% de compatibilidad y de accesibilidad a los cursos pero sí un margen más amplio para poder amortizar la inversión.

  • Multidispositivo: Soy consciente de que en la actualidad, por desgracia, no todo el mundo puede disponer de un iPad o tableta, iPhone, Smartphone, etc. ni acceder a grandes velocidades de ADSL pero esto no es motivo para que al contratar el desarrollo de un curso nuevo no se contemple que el usuario pueda utilizar estos dispositivos. Los cursos deben dar respuesta tanto a los que no disponen de una ADSL "en condiciones" (muchas veces porque las propias compañias no dan el servicio deseado) como para aquellos que disponen de una tableta con internet móvil. Todo es posible si se plantea y se define correctamente la visión del curso desde su inicio.


Para concluir, y no lo quiero poner como uno de los principios, debemos empezar a dejar aparte las suspicacias y los recelos entre Administraciones; es más lo que nos une que lo que nos puede separar. En los tiempos que corren las mejores "medallas" las encontraremos en la colaboración, en compartir y en administrar nuestros recursos en aras de conseguir más con los mismos medios y siempre con las miras en el beneficio de los destinatarios de nuestra formación.

Seguro que se queda algo en el tintero pero esto creo que es bueno porque así tendré la oportunidad de seguir colocando cosas en el blog.

Espero vuestros comentarios.

Saludos.

jueves, 29 de septiembre de 2011

EMPEZAR POR EL PRINCIPIO. EL ANÁLISIS DE NECESIDADES




En estas fechas, hemos comenzado los trabajos de detección de necesidades formativas que desembocaran en el Plan de Formación 2012. Ello me motiva a escribir esta entrada con el ánimo de que reflexionemos conjuntamente acerca de esta trascendental etapa del ciclo formativo.

Pero … ¿Qué es esto del análisis de necesidades formativas? ...

Entendemos por análisis de necesidades de formación, todos aquellos trabajos de identificación y diagnóstico de problemas presentes (y futuros) que afectan a una organización o partes de la misma (y los que son previsibles que le afecten), a los que se puede dar respuesta total o parcial, mediante la articulación de un Plan de Formación.

Justificar, por tanto, la importancia de realizar un buen análisis, puede parecer banal. En efecto, estamos convencidos de que un riguroso análisis está muy directamente relacionado con el éxito final del Plan de Formación, pues sin duda nos va a permitir no sólo identificar las acciones formativas a realizar y la priorización/urgencia de las mismas, sino que nos estará ayudando al enfoque del contenido, definición del perfil de los destinatarios, elección de metodologías, etc.

Y nuestros interlocutores, ¿quiénes son?...

En nuestro caso, identificamos como clientes a las organizaciones a las que prestamos servicio, es decir, los Ayuntamientos y otras entidades locales de la provincia y los departamentos y organismos que componen la Diputación. En el caso de los Ayuntamientos, su Alcalde/sa, designa un prescriptor de formación (que habitualmente coincide con el jefe de formación, el de personal / RRHH o el Secretario-Interventor, según se trate de Ayuntamientos de gran tamaño, medianos o pequeños respectivamente). En los departamentos de la Diputación, su responsable técnico asume esta tarea y se suele apoyar administrativamente en alguien de su equipo para las gestiones burocráticas.

Son por tanto estas personas, los interlocutores para estos trabajos de detección de necesidades formativas (y también para el resto de actividades del ciclo formativo)

Por tanto, intentamos identificar los problemas desde el punto de vista de la organización, es decir, ¿qué cosas podemos hacer con actividades formativas de tal manera que facilitemos determinados cambios organizativos que se proponen?

Por otra parte, también recogemos la voz de los empleados públicos, usuarios de la formación, a través de distintas herramientas que luego comentamos. Pretendemos, pues, situarnos en ese punto de convergencia entre el crecimiento y actualización profesional de los empleados, y las necesidades, cambios y proyectos en los que están inmersas sus respectivas instituciones.

Intentamos también, tener una cierta capacidad de anticipación, en el sentido de prever (a corto y medio plazo) los cambios, implantación de normas, procesos de mecanización, etc. que nos depara el futuro próximo, de tal manera que tengamos preparados en tiempo y forma los procesos formativos que ello conlleve.

Y todo esto … ¿Con qué instrumentos?

Utilizamos diversos instrumentos, que podéis encontrar en los anexos de nuestros informes anuales de necesidades. De manera sintética son:

- Cuestionarios genéricos, uno que se dirige a Ayuntamientos y otro a departamentos de la Diputación, en las que se interpela sobre áreas de mejora en las que precisan avanzar y colectivos afectados, así como posibles demandas específicas provenientes de cambios, proyectos, etc. que deseen implementar


- Cuestionarios específicos, utilizados para la detección de necesidades de determinados colectivos que, por su especialización, requieren estudio separado. Es el caso de los técnicos informáticos, cargos electos, etc.


- Entrevistas, a lo largo de todo el período se mantienen frecuentes entrevistas con diversos responsables de departamentos. Las más significativas son aquellas en las que los técnicos más implicados en los trabajos de apoyo y asesoramiento a los municipios, nos aportan valiosísima información sobre las problemáticas que han ido detectando en los Ayuntamientos.


- Reuniones diversas que bien desde un formato más clásico, o con metodologías más dinámicas, mantenemos con equipos directivos de diversos centros, coordinadores de distintos cursos, técnicos que ocupan puestos estratégicos, etc.


- Talleres para detección de necesidades sectoriales, como por ejemplo los que venimos haciendo al comienzo de cada mandato con responsables políticos y técnicos de policías locales de la provincia, junto con los prescriptores de formación de los Ayuntamientos, y que son la base para la priorización de la formación de este colectivo


- Información que se recoge de otros cuestionarios, como es el caso de los de evaluación de la satisfacción (que los alumnos cumplimentan al final de cada curso), o los de impacto (transcurrido un período no inferior a 6 meses desde la finalización del curso) que rellenan los usuarios y sus jefes directos. En estos cuestionarios hay preguntas específicas sobre necesidades formativas


- Observatorio permanente de la página Web. Es un formulario Web, abierto, en el que los interesados pueden volcar problemas detectados en su ámbito, y posibles soluciones formativas que puedan ayudar a su solución. Hemos recogido –en el propio formulario- una situación ejemplo, para que pueda servir de guía a quienes deseen utilizar este instrumento, vigente a los largo de todo el período formativo


- Otras fuentes de recogida de información. Nos referimos al análisis de la demanda insatisfecha procedente del ejercicio que finaliza (en cursos vigentes, claro), cambios normativos ya aprobados o en fase de hacerlo a corto plazo y que van a influir directamente en procedimientos de trabajo, quejas y sugerencias planteadas por nuestros usuarios, opiniones y recomendaciones de asesores expertos de diversas materias, etc.


Esto son, de manera sintética, los trabajos que hacemos para poder realizar el diagnostico de necesidades formativas, paso previo imprescindible para confeccionar el Plan de Formación. ¿Nos dices lo que opinas?. ¡¡ Anímate a comentar !!

martes, 13 de septiembre de 2011

FUTURO DE LA FORMACIÓN EN EL SECTOR PÚBLICO: EL ESPÍRITU DE ZAMORA



Esta semana se celebran en Valladolid, bajo el auspicio de la ECLAP, las V jornadas e-learning en las administraciones públicas. Previamente, una representación de los gestores de formación de los distintos niveles de la administración, van a debatir, durante una jornada de trabajo, sobre el presente y el futuro de la formación en este sector.

Estaba invitado para participar en ambos eventos, pero no he podido resolver los inconvenientes que me lo impiden, así que escribo este post como fórmula para intentar estar con mis colegas, desde la distancia de los kilómetros que nos separan, pero desde la cercanía que nos permiten las nuevas tecnologías.

Me dicen que el taller de reflexión y debate al que hago referencia, tomará como punto de partida las conclusiones del que en esta misma línea, se celebró en Zamora a finales del año pasado, en el marco de las anteriores jornadas e-learning. Quiero pues, traer aquí mi particular visión de aquellos apuntes para abrir boca en la que, con toda seguridad, será una intensa jornada. Las agrupo en tres ejes:

Potenciar los recursos internos: al igual que hacen otras grandes corporaciones del sector privado, es importante reforzar el uso de los recursos internos. Nos estamos refiriendo tanto a los contenidos como a las plataformas y a los tutores. Siempre hemos dicho que los colaboradores internos son más idóneos por su mejor conocimiento de las peculiaridades de lo público. Pero además, con ello estamos fomentando la gestión del conocimiento de las propias organizaciones, reconociendo y motivando a los profesionales más innovadores y potenciando un uso más eficiente de, la ya de por sí limitada, disponibilidad presupuestaria.

Esta idea no es nueva, y viene siendo utilizada por organizaciones muy diversas. Podemos decir, incluso, que esta línea va a salir potenciada debido al recorte económico. El último estudio de la fundación élogos ya apuntaba (datos de 2009) que el principal sistema de impartición se basaba en aulas propias, tutorías propias y personal propio. Este mismo estudio, indicaba que –en el sector público- la contratación externa de cursos se había reducido un 24 % en ese mismo año en relación al anterior, en un contexto general de crecimiento de la inversión de un 3%

Apuesta decidida por la calidad: se habló, y mucho, de calidad, tanto de los contenidos, como de la tecnología y de la metodología didáctica. Se reconoció que quizá en el histórico de los planes de formación continua, se procuró más la cantidad que la calidad. A lo largo de los últimos 15 años, bajo denominaciones semejantes, se han desarrollado acciones formativas muy distintas y con resultados muy desiguales. Para corregirlo, el compromiso adquirido el año pasado, iba en el sentido de intentar establecer líneas maestras de calidad para el desarrollo de contenidos didácticos que –desde un punto de vista tecnológico y de metodología didáctica- permitan garantizar el aprendizaje de los alumnos. A la vez, esta estandarización, posibilitaría el intercambio de estos contenidos entre distintos promotores.

En cuanto a los formatos, se puso en tela de juicio esa especie de carrera desaforada por intentar hacer mucha formación on line (de nuevo el discurso de la cantidad) como si ello fuera sinónimo de buena formación. Quedó claro que, según los objetivos y características de los cursos, era más recomendable una u otra opción. Sin embargo, se recomendó una apuesta generalizada por los modelos mixtos (blended-learning), entendidos como convergencia de las virtudes de lo presencial y lo on line.

Y todo esto bajo el paraguas de una planificación de la formación centrada en el desarrollo de itinerarios formativos por competencias, cuestión que, si me permitís, va a tener mucho sentido en estos tiempos en que se está cuestionando el quehacer de los profesionales de lo público. Decíamos en Zamora que es necesario determinar el conjunto de competencias exigibles por cada puesto de trabajo y empleado para desarrollar su itinerario formativo individualizado.

Compartir, compartir, compartir…. Lo hemos reivindicado muchas veces. Es ineludible que generemos, hoy más que nunca, economías de escala. Decíamos en Zamora que tenemos que encaminarnos hacia la creación de repositorios de contenidos para ser compartidos entre Administraciones y otras Instituciones, de tal manera que aprovechemos las inversiones hechas en el desarrollo de los mismos para ahorrar costes y esfuerzos.

No sería justo olvidar algunas iniciativas que en esta línea han funcionado. Ha habido cesiones de materiales entre administraciones, pero más como fruto de la negociación entre las partes y de la generosidad de algunos promotores, que de estrategia asumida por el sector.

El INAP, hace unos años, puso en marcha acciones que ayudaron. Me estoy refiriendo a la adquisición centralizada de materiales para el uso de idiomas. Hemos sido bastantes las organizaciones que los hemos utilizado, de tal forma que se puede asegurar que la inversión está más que amortizada.

Estoy convencido de que esta cuestión surgirá de nuevo en el taller de Valladolid. Confío en que seamos capaces de avanzar seriamente y de establecer las bases de esta colaboración interadministraciones.

No quiero terminar este post sin agradecer públicamente a Juan Carlos González, director de la Escuela de Administración Pública de Castilla y León, y alma mater de las Jornadas anuales sobre e-learning, la invitación que me hizo a participar. Quiero compensar, al menos en una pequeña parte, mi ausencia, con esta reflexión.

¡¡Que lo trabajéis muy bien!!

jueves, 14 de julio de 2011

Por qué digo e-learning cuando quiero decir a distancia.

Teniendo en cuenta las dos magnitudes a las cuales el ser humano está sometido, que no son otras que el tiempo y el espacio, existen dos únicas modalidades de formación: presencial y no presencial, también conocida como formación a distancia. Obviamos, lo que para algunos sería una tercera modalidad, la mixta, ya que sería una combinación de las dos anteriores.

Bajo los parámetros descritos de tiempo y espacio, la formación presencial se caracteriza por confluir en un mismo lugar y durante un tiempo estipulado tanto el docente como el discente. En cambio, la formación a distancia se caracteriza por la no existencia de un espacio físico o lugar común donde se aglutinan todos los discentes con el docente y que el tiempo o ritmo formativo lo establece el propio alumno según sus necesidades.

Luego, bajo estas definiciones de las dos modalidades existentes, la formación llamada e-learning, on-line, teleformación, etc. (aquí cada gurú le gusta llamarla de una forma según "sus propios matices") está enclavada dentro de la formación a distancia. Por lo tanto, debemos recapacitar sobre ¿Dónde está el empeño de diferenciar formación e-learning y formación a distancia?.

Yo creo que este empreño por diferenciarlas, se debe a tres factores. Por un lado, está la presión del marketing empresarial para colocar sus productos e-learning; te venden que un curso por el mero hecho de impartirse a través de Internet es garantía de calidad y eficiencia formativa. Por otro lado, la "obsesión" de disociar la imagen de la formación a distancia basada en textos escritos y cuestionarios que había que cumplimentar y enviar por correo, a la facilidad de acceder a los contenidos con un clic y rellenar un test en cuestión de minutos. Y por último, y creo más grave, la confusión entre modalidad y metodología.

La utilización de Internet como medio, y hago hincapié en MEDIO, para desarrollar formación, ha aportado algo que hasta ahora, dentro de la evolución de la formación a distancia no existía, que es la universalización del acceso a la información y la fluidez de la comunicación entre alumno-profesor y alumno-alumno. Si echamos un vistazo a la evolución de la formación a distancia, siempre ha estado a la vanguardia de la utilización de cualquier medio de comunicación para facilitar a los alumnos su aprendizaje: correo postal, radio, teléfono, televisión, contenidos multimedia, Internet... por intentar utilizar una cronología de los medios utilizados.

¿Y qué aporta la formación e-learning como formación a distancia?, pues algo muy importante, la posibilidad de poder migrar metodologías que únicamente se utilizaban en formación presencial a la formación a distancia. El constructivismo y el colaborativismo, por ejemplo, es fácilmente aplicable, hoy en día, a la formación a distancia gracias a Internet, donde podemos encontrar herramientas informáticas que nos posibilitan utilizar estas metodologías.

Por lo tanto, no es que exista la formación a distancia y la formación e-learning, sino lo que existe son metodologías formativas y herramientas para llevarlas a cabo. Yo he visto, y seguro que cualquiera que está leyendo este artículo también, cursos e-learning donde el alumno solo tenía que leer contenidos, eso sí con muchos dibujitos, sonidos y otros elementos alucinantes multimedia, que se muestran en pantalla bajados de Internet y al finalizar hacen un test y ya ha superado su curso. Y mi pregunta es ¿en qué se diferencia de los cursos a distancia de los años 60?. En nada, porque la metodología es la misma. Perdón, sí hay un elemento diferenciador y no es otro que el curso se ha “vendido” como e-learning.

Espero que con esta primera entrega de "Por qué digo e-learning cuando quiero decir a distancia" deje asentado un poso de reflexión sobre lo que significa la formación e-learning y seguro que habrá lectores que estén pidiendo mi cabeza por blasfemo y por intentar romper los estereotipos formativos existentes hoy en día.




Bueno, también quedaría preguntarse y hablar sobre si el e-learning es válido para cualquier tipo de acción formativa como nos “venden”. Eso lo dejaremos para una futura entrega.

Un saludo a todos.

jueves, 7 de julio de 2011

... Y seguimos hablando de cambios

Aunque nuestros Planes de Formación tienen carácter anual y la programación y gestión obedece al calendario del año, estaréis conmigo en que, vitalmente, e incluso para los que ya hace años que dejamos de estudiar en el ámbito de la educación formal, seguimos funcionando con la lógica del "curso escolar". El verano, y las vacaciones, suponen un final de ciclo, una ruptura, un terminar algo, por lo que estos momentos son propicios también para la reflexión. En nuestro caso, y en este mes de julio de 2011, coincide además con un cambio de mandato; en unos días, la nueva corporación provincial, fruto de las últimas elecciones locales, tomará posesión; por lo tanto, esto propicia estas reflexiones de las que estamos hablando.

Estamos viviendo unos momentos convulsos y apasionantes a la vez; en palabras de Andrés Martín Martos, con cuya entrevista ilustramos este post, nos encontramos inmersos en tres revoluciones: la tecnológica, la económica y la social. Ello está suponiendo una serie de cambios en las personas y que, por tanto, afectan directamente a las organizaciones, sean estas privadas o públicas. Cambian las necesidades, nos dice Andrés Martín, y nos vamos a encontrar entornos "tocados".

Un nuevo visionado de esta conversación que tenéis en el video, me lleva a pensar que los futuros planes de formación que diseñemos, han de tener en cuenta estos nuevos entornos organizacionales, al menos en 3 aspectos:

- Contenidos: cobran un nuevo valor las competencias emocionales. Estas organizaciones azotadas por la crisis, precisan de profesionales que sepan comunicar, relacionarse, gestionar conflictos, es decir, personas maduras, capaces de plantearse retos que nos ayuden a avanzar, profesionales que se comprometan, y que sepan tomar decisiones. Necesitaremos también formar directivos más cercanos a la figura del facilitador, del coach, que del jefe clásico. La competencia de aprender a aprender, será imprescindible desarrollarla como herramienta que nos ayude en este constante proceso de adaptación al cambio.

- Metodologías: Indudablemente, tendremos que ir consolidando los formatos no presenciales, aprovechando las posibilidades de la tecnología y ante la tesitura de la segura disminución de recursos económicos disponibles; las redes sociales nos están posibilitando también el aprovechamiento del aprendizaje informal y la gestión del conocimiento organizacional. Sin embargo, la formación presencial continuará existiendo, y lo que nos sugiere Andrés Martín es que la reservemos precisamente para la formación en habilidades, y para trabajar en itinerarios formativos centrados en las actitudes

- Gestión: los gestores de formación también tendremos que desarrollar nuevas habilidades, pues nos encontraremos ante la tesitura de trabajar con presupuestos escasos, limitados. Cobrarán nuevo valor nuestras capacidades de programación, saber priorizar, negociar con proveedores, buscar fórmulas imaginativas con las que resolver el dilema de la necesidad de formación frente a la carencia de recursos.

Estos son pues, los nuevos entornos que nos plantean nuevos retos y que pueden suponer nuevas oportunidades. ¿Qué pensáis de todo esto?. Os dejo con la videoentrevista



miércoles, 8 de junio de 2011

Redes sociales: Otra manera de estar juntos

Querría hablar en este post de las redes sociales, pero haciendo una reflexión más emocional que científica, desde la perspectiva de lo que están significando en cuanto a cambios en las diversas cuestiones que afectan directamente a la formación. Así, desde nuestro punto de vista, son:


- una fuente de información: efectivamente, si algo han logrado internet y las redes sociales, es democratizar la información. De cualquier cuestión, sobre cualquier tema, basta con teclear unas palabras clave en un buscador de la Web, para obtener miles y miles de lugares con información sobre ello. Tantos que es inabarcable. Si antes nuestra habilidad estaba centrada en encontrar una buena biblioteca, el reto que ahora se nos plantea es aprender a seleccionar y tratar esta información, para poderla transformar en conocimiento, y todo ello sin movernos de casa.


- Otro canal de comunicación: Las herramientas 2.0, frente al modelo anterior de Internet (1.0), permiten que la "conversación" sea multidireccional, de tal manera que facilita la comunicación entre personas. Estamos ante un nuevo canal, cuyas posibilidades se nos antojan infinitas. En tiempo real, a miles de kilómetros de distancia, podemos vernos, hablar, escribir....¡¡todo a la vez!!, cuestiones hasta hace poco impensables fuera de los marcos presenciales. Ni siquiera necesito para ello un ordenador; me basta con un dispositivo móvil.


- Otra manera de relacionarnos: Es curioso cómo, a pesar de no conocernos, a través de las redes sociales podemos establecer lazos afectivos tan sólidos. Sin darnos cuenta, vamos integrándonos en grupos con los que compartimos ( o al menos creemos compartir) valores, pensamientos, sentimientos, visiones parecidas sobre el mundo...., de manera muy semejante a como nos relacionamos en la "sociedad presencial".

Aunque están más centradas en la web 1.0, me vienen a la memoria dos novelas de Daniel Glattauer: se trata de "Contra el viento del norte" y "cada siete olas" (hay que leerlas necesariamente en este orden), que ilustrarían esto que quiero transmitir. La primera de ellas me enganchó al comienzo del verano pasado, y acudía ansioso a la segunda en cuento supe que se había publicado, antes de que acabara 2010.


- ¿Una nueva forma de aprender?: Como consecuencia de todo lo anterior, los procesos de enseñanza-aprendizaje ya no pueden seguir siendo iguales. El profesor ya no es el "depositario" de todo el saber, ni controla siquiera la información existente sobre su especialidad. El aula entendida como espacio físico y temporal ha dejado de tener sentido. Necesitamos profesores que nos ayuden a aprender, a buscar y gestionar la información, a convertirla en conocimiento; profesionales que nos ayuden a construir nuestro aprendizaje.

Os dejo a continuación un video con una entrevista que le hice a Dolores Reig hace unos meses en la que ella nos explica mucho mejor ésto que yo pretendo decir y no sé muy bien cómo hacerlo





miércoles, 18 de mayo de 2011

EVALUANDO QUE ES GERUNDIO (III)


Abordamos en esta tercera entrega de los post dedicados a Evaluación, la referida a Evaluación de la transferencia de lo aprendido al puesto de trabajo, a la que solemos llamar igualmente, evaluación de la aplicación.
Se trata de, pasado un tiempo prudencial, no menor de 6 meses, averiguar si aquellos conocimientos y/o habilidades adquiridos a través de una acción formativa, se han aplicado a posteriori en el puesto de trabajo y si, como resultado de ello, ha mejorado el desempeño de la actividad laboral.
Este nivel de evaluación es, sin duda, complejo; exige una complicidad de la organización en la que trabajan los que han sido nuestros alumnos, máxime si se trata de medir la transferencia de cursos cuyo objeto era conseguir cambios de comportamiento. Implica a los directivos por cuanto son los que tienen que favorecer las condiciones para que esa aplicabilidad se produzca, y también porque no siempre, tenemos evidencias claras para determinar que los hipotéticos cambios han sido posibles gracias a la formación.
Aún y así, no renunciamos a ella. En el Informe de Evaluación 2010 podréis ver los datos concretos de cómo la hemos abordado en el último ejercicio, aunque os adelantamos que ha alcanzado a 190 ediciones de los cursos realizados, afectando a 1125 participantes.
Realizamos esta evaluación mediante una encuesta que remitimos a los participantes en los cursos; en ella se les interroga sobre su aplicación de los aprendizajes al puesto de trabajo, cómo ello ha repercutido en la mejora de su actividad laboral y le pedimos de nuevo que valore los contenidos y desarrollo del curso desde esta nueva perspectiva. Más del 60% afirma haber aplicado lo aprendido (mucho o bastante) y en algo más del 75% de los casos dicen que, gracias a ello, su actividad laboral ha mejorado mucho o bastante.
Creo que el valor añadido de nuestra evaluación de la transferencia, radica en que desgranamos la aplicación en indicadores concretos; es decir, no preguntamos en genérico si ha aplicado o no el curso, sino aspectos concretos del mismo. Por ejemplo, no preguntamos si está aplicando lo aprendido en un curso de "Elaboración de Documentos de Word"; lo que le pedimos, es que nos diga si: ....crea documentos nuevos a partir de plantillas..., aplica formatos a los documentos...., utiliza las tabulaciones..., utiliza encabezados y pie de página..., etc. etc. Para que se entienda mejor lo que quiero decir, podéis ver este ejemplo de un cuestionario real
Esto nos aporta una valiosísima información, entre otras cosas, para:
- Revisar los contenidos de los cursos en aquellos apartados en los que se ha detectado una escasa aplicación; ello nos indica, o bien que no son necesarios (por lo que huelga su inclusión) o quizá que no estén bien explicados
- Determinar si los perfiles de los destinatarios de los cursos están bien definidos y si los alumnos que partticiparon se ajustaron a ese perfil
- Informar a la organización / departamento de procedencia del alumno respecto a dificultades estructurales que impiden aplicar los aprendizajes obtenidos
Completamos este proceso formativo con otro cuestionario destinado a los jefes inmediatos de los alumnos, en el que se incluyen las mismas preguntas; los resultados que se obtienen son muy semejantes y se da una muy alta correlación
¿Creeis que es importante este aspecto de la evaluación ¿Te animas a comentar?

miércoles, 27 de abril de 2011

Formación on-line vs Sistemas Informáticos

Nadie pone en duda las grandes bondades que nos brida Internet cuando de formación estamos hablando. Flexibilidad, personalización, acceso ilimitado a la información, medios de comunicación síncronos y asíncronos, flujo de información radial contra la clásica lineal, etc. Pero ¿es todo tan idílico como aparenta?. Tal vez no.

Cuando la formación se va a realizar en el puesto de trabajo, debemos tener presente las políticas de seguridad de los sistemas informáticos de la organización. Lo más probable es que los usuarios no puedan realizar ningún tipo de instalación de software en sus equipos, lo que impediría la instalación de componentes necesarios para el desarrollo correcto de algunos cursos e-learning.

También nos podemos encontrar con el bloqueo de ciertos sitios web como pueden ser, por ejemplo, YouTube, entre otras herramientas 2.0, simplemente porque sólo se contempla su carácter de diversión y no el didáctico. Por no hablar de la imposibilidad de acceder a páginas clasificadas como “prohibidas” por su contenido sexual, de violencia, lúdico, de ocio o cualquier otro criterio establecido por el administrador desde su perspectiva de informático.

Todo lo comentado anteriormente puede ser comprensible, e incluso apoyado, por cualquiera que desconozca la realidad de la formación utilizando las TIC. Para dar una pincelada de lo que implican estas posturas, diferenciemos entre la formación no formal, que solemos conocer por los cursillos que hayamos podido realizar, y la formación informal.

En cuanto a la formación no formal, nos podemos encontrar con dos dificultades. La primera de ellas es la dependencia del prescriptor de la formación respecto al administrador de los sistemas informáticos. Por lo pronto, se le tiene que comunicar quiénes van a realizar la formación y qué componentes informáticos van a necesitar los alumnos para su instalación, todo ello con suficiente antelación para encajarlo dentro de sus tareas diarias. En este caso sucede que, en muchas ocasiones, el propio prescriptor desconozca los requisitos técnicos hasta que los alumnos se encuentran con los problemas y lo comunican, no al informático sino al prescriptor, con el consiguiente “enfado” y distorsión en el proceso formativo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la “libertad de cátedra” de los tutores de los cursos e-learning. Es decir, aunque se haya previsto, antes de comenzar el curso, todos los aspectos técnicos, si el tutor cree necesario, porque así lo considera durante el desarrollo del curso, que los alumnos accedan a un video de Youtube, para que hagan un análisis de una situación, no será posible porque los sistemas informáticos no lo permiten. ¿Qué sensación tendríamos, como tutor o alumno, cuando intentemos acceder al video y no podamos?.

Hablemos de la formación informal. Formarnos no significa sólo hacer cursos. En el día a día, en nuestra actividad profesional, estamos recibiendo constantemente información que analizamos y asimilamos y pasa a formar parte de lo que conocemos como “experiencia profesional”. Y ¿dónde se encuentra el mayor banco de información?, Sí, en Internet. Por lo tanto, si nos restringen el acceso a foros, redes sociales (las redes sociales son algo más que facebook) y a contenidos preestablecidos por agentes ajenos a nuestra actividad profesional, ¿para qué nos sirve tener Internet?. ¿Por qué nos restringen el acceso a Internet cuando precisamente son los informáticos los que más lo utilizan en su actividad profesional para recabar información?.

Debemos aprender todos, tanto los informáticos como los usuarios, que lo malo no es Internet sino el uso que se le da. No pueden los administradores de los sistemas informáticos proclamarse jueces y censores de la información o del uso de Internet. Pero tampoco los usuarios pueden creerse que, por el mero hecho de tener Internet en su puesto de trabajo, pueden hacer un uso indiscriminado del mismo. Creo sinceramente, que la solución pasa por un uso responsable de los medios informáticos a nuestra disposición; que en vez de penalizar a todos, buenos y malos, se “saque los colores” a los que hacen mal uso de los mismos, utilizando para ello los medios informáticos existentes y, si hace falta, buscar un sistema de sanciones, ¿por qué no?.

Fijémosnos en las bondades de Internet y no en lo malo para no coartar el uso y disfrute de todas las posibilidades que nos brinda para formarnos ya sea a través de cursos o de una manera más informal.

martes, 12 de abril de 2011

COMUNIDADES DE APRENDIZAJE: ARRANCANDO MOTORES

Por fin, mañana 13 de Abril, vamos a poner en marcha, de modo formal, la primera de nuestras comunidades de aprendizaje, también conocidas como comunidades de prácticas, y que identificamos bajo el acrónimo “CoP”.

Esta primera Comunidad la configuran un grupo de técnicos entusiastas, pertenecientes a distintos Ayuntamientos de la provincia, de diversa procedencia y perfil, trabajando en ámbitos muy distintos, pero que comparten con pasión lo que hacen, que se quieren, se ayudan, se animan, se escuchan…Tenemos por tanto un terreno muy abonado y mucha garantía de éxito. Construir un cesto con estos mimbres, tiene que ser lo más fácil del mundo.

Se conocieron en un curso de formación el año 2010, y a partir de ahí configuraron un grupo muy cohesionado que, vía mail, compartieron inquietudes, pensamientos, emociones….En 2011, la mayor parte de ellos han vuelto a coincidir (ahora de forma intencionada) en otro curso, y han manifestado su deseo de seguir en contacto. Por tanto, lo que nosotros, desde el departamento de formación hacemos, no es sino facilitar la infraestructura, crear las condiciones, para ayudar a que se cumpla ese deseo, que ya tienen, de colaborar y compartir. Sirva pues, este post, como homenaje a estos profesionales que la componen.

Pero ¿Qué es una CoP? Aunque esté muy manida, no tenemos más remedio que acudir a Etienne Wenger que dice que “Una Comunidad de Prácticas es un grupo de personas que comparten una preocupación, un conjunto de problemas o un interés común, respecto a un tema, y que profundizan en su conocimiento y competencia en esa área, mediante una interacción continuada”.

Veréis pues, que se basan en una cuestión elemental: todos tenemos algo que enseñar y a la vez mucho que aprender. Me podréis decir, y estaréis en lo cierto, que esto no es algo nuevo; de hecho, alguna de nuestras experiencias de hace unos años sobre la elaboración de cartas de compromisos, mediante círculos de comparación, se basó en esta manera de entender el aprendizaje. En alguna intervención pública, me he atrevido a decir que una CoP es “elevar los pasillos y las pausas-café a la categoría de formación”, es decir, darle un formato a una actividad de compartir que se viene haciendo espontáneamente cuando coinciden profesionales con intereses comunes y ganas de aprender e innovar.

La eclosión actual, se debe, desde mi punto de vista, a las facilidades que las tecnologías nos están dando para que fluya este proceso de compartir. De alguna forma, la filosofía 2.0, es eso lo que potencia: todos aportamos y todos nos enriquecemos de lo que los demás nos ofrecen.

Otro día hablaremos de las condiciones necesarias para que una CoP se constituya, crezca y cumpla sus objetivos. Os dejo a continuación una entrevista que le hice a Jesús Martínez Marín, alma Mater del programa Compartim, referencia obligada cuando debatimos de comunidades de aprendizaje en el sector público.

jueves, 24 de marzo de 2011

Cómo hemos cambiado…



Parece que fue ayer y ya han pasado 5 años desde que se puso en funcionamiento GestFormWeb. Algunos de vosotros aún recordaréis aquellos tiempos, donde las solicitudes se tenían que enviar en papel, y (como es habitual) al ver que se pasaba el plazo se aprovechaban las “nuevas tecnologías” disponibles y se mandaban todas las solicitudes por fax (en algunos casos más de 100 hojas de tirón). El problema es que eran muchas las entidades que optaban por esta vía y nuestro pobre fax no daba abasto para sacar todo lo que le llegaba.

Aún recuerdo esas tardes interminables intentando recomponer las hojas escupidas con cansancio por el fax, ordenando solicitudes, separando las correctas de las incompletas, buscando solicitantes que, aunque aparecían en la relación priorizada, se habían perdido en el largo trayecto telefónico, llamándoos por teléfono para que enviarais o modificarais un papel o consolándonos pensando que eso sólo era una vez al año.

Tampoco se me olvidan los envíos masivos de programas, ¿Os acordáis? Teníamos que enviarlos a la imprenta ya que su cantidad (unas 500 copias) hacía inviable la impresión en el propio departamento. Ni que decir tiene el tiempo que se perdía entre el envío a la imprenta, la impresión, el doblaje de cartas y trípticos, ensobrar, la demora del correo postal… Jo!, qué tiempos aquellos. Ahora que escribo esto me parece increíble, me parece que hablo de la prehistoria, y ocurrió hace apenas cinco años…

¿Y qué ocurrió para que todo esto cambiara? A mí me gustaría destacar tres palabras; Inconformismo, Capacidad y Corresponsabilidad.

Inconformismo con lo obsoleto, lo que no va bien, con lo que el sentido común nos decía que “no podía ser”, esto nos hizo llegar a un punto de no retorno, “hasta aquí hemos llegado y no queremos seguir así”.

Capacidad. Sería injusto hablar de GestFormWeb y no mencionar a nuestros responsables informáticos. Una cosa es saber lo que se quiere y otra muy distinta es ser capaces de conseguirlo. En nuestro caso, Pedro y José Antonio han sido y son las almas de este premiado proyecto, al que alimentan y cuidan día a día. No me refiero sólo a una tarea mecánica de programación sino a una labor de coordinación y motivación.

Y por último, GestFormWeb no se concibió como una herramienta para nosotros, sino para vosotros, gestores de formación de las entidades locales de la provincia de Alicante, y afortunadamente así lo entendisteis desde el principio. No nos cansamos de repetir que GFW no existiría sin cada uno de vosotros. No sólo porque habéis sido en muchas ocasiones diseñadores de nuevas opciones del mismo, sino porque con vuestro trabajo y corresponsabilidad habéis sido capaces de adaptaros a los nuevos requerimientos que la normalización de algunos procesos requiere. Por todo esto, gracias.

El último pasito que hemos dado para eliminar teléfono, papel, esperas, etc. ha sido el de generalizar la tramitación de asistentes así como la impresión de las cartas de convocatoria a través de GFW.

¿Qué opinas de estas nuevas opciones?

¿Las estabas usando ya?¿Qué te parecen?

¿Crees que estamos evolucionando en la dirección correcta?

viernes, 11 de marzo de 2011

EVALUANDO QUE ES GERUNDIO (II)


Continuamos la serie de post dedicados a evaluación con esta segunda entrega dedicada a la evaluación del aprendizaje, entendida ésta como proceso que nos permite medir el grado de modificación producido en el conocimiento, habilidades y/o actitudes de los alumnos, atribuible a la formación recibida.
Las mayores dificultadas encontradas en este tipo de evaluación, derivan de la concepción, que todavía pervive, de entenderla como examen, y de identificarla con la superación de niveles en la educación obligatoria. Desde esta perspectiva, se vive esta evaluación como una prueba a superar, aflorando sentimientos de éxito o fracaso según el resultado obtenido, depositando en el profesor toda la responsabilidad sobre estas decisiones. Hubo un tiempo, incluso, en que se convirtió en "cuestión sindical" la inclusión o no de la misma en los cursos de formación. Tan es así que, algunos departamentos de formación de entidades públicas, han optado por renunciar a implementarla.

Con esta breve entrada, nosotros queremos reivindicar el carácter formativo que la evaluación del aprendizaje debe tener; forma parte inexcusable del propio proceso. Podemos incluso afirmar que, sin ella, la formación queda incompleta. El alumno adulto, protagonista de su propio proceso de aprendizaje, precisa tomar conciencia de cuáles han sido los cambios logrados, las dificultades encontradas, etc. para poder tomar decisiones en relación con su futuro; para ello es imprescindible contar con herramientas que le ayuden a ello.

Por otra parte, esta evaluación nos sirve también para contrastar la idoneidad de los contenidos de cada curso, así como de la competencia de los profesores. En función de la naturaleza y de los objetivos de cada acción formativa, se determina, diseña y utiliza el tipo de prueba de evaluación que consideramos más idónea. En el informe de evaluación de 2010 incluimos algunos ejemplos de todo esto.

Los resultados anuales de la evaluación del aprendizaje, quedan reflejados en la correspondiente tabla del informe. Para obtener la condición de "Apto", se exige haber participado en, al menos, el 85% de las horas lectivas del curso (en los casos de formación e-learning y on line se establecen las tareas mínimas en la guía didáctica), haber superado la/s prueba/s correspondientes, así como la conformidad del profesor de acuerdo con su seguimiento y evaluación continua de las tareas del curso. En 2010, estos son los datos más significativos


- Alumnos Aptos: 70,37%

- Alumnos No Aptos: 6,54%

- Alumnos sin Calificar: 9,42% (Jornadas, conferencias y similares en las que no se evalua)

- No Presentados: 7,71% (*)

- Renuncias: 5,96% (*)

(*) Estos casos ya los tratamos en una entrada reciente de este mismo blog

martes, 15 de febrero de 2011

Optimizar los recursos destinados a la formación

Una buena parte de la mañana de hoy la hemos dedicado a trabajar con los y las profesionales que, en los Ayuntamientos de la provincia, son nuestros interlocutores para todas las tareas de preparación, gestión y evaluación de los Planes Agrupados de Formación Continua.

Nos gusta poder tener cada año una Jornada de estas características para poder vernos las caras, compartir los problemas cotidianos que nos encontramos en la gestión de la formación, dar cuenta de lo que hemos hecho y por dónde avanzar, recoger de primera mano vuestras sugerencias ... y también (por qué no) tomar juntos una cerveza o un refresco y hablar de lo divino y lo humano.


En esta ocasión hemos dedicado la jornada a dar algunos datos relativos a la ejecución del plan del año 2010; no voy a repetirlos aquí, pues ya dedicamos un post de este blog, al que titulamos haciendo balance, tenéis a vuestra disposición el resumen de datos que os hemos entregado, y enn la Web, los más curiosos y estudiosos podéis consultar el exhaustivo informe de evaluación 2010.

También os hemos contado nuestras "aventuras 2.0" que para que tengan validez precisan de vuestra complicidad; las herramientas puestas en marcha, tales como este blog, nuestro sitio en twitter o en facebook, el canal de youtube con interesantes videos, etc. solo tendrán sentido y cumpliran su función con vuestra activa participación.

Pero lo más importante, sin duda, es el debate que hemos abierto en torno a cómo resolver el problema que ahora mismo tenemos con los huecos que quedan sin cubrir en los cursos. Hemos analizado las distintas situaciones posibles y su incidencia:
  • Rehusados aquellos/as compañeros/as que cuando se les confirma su adscripción a un curso que habían solicitado, responden en ese momento, que ya no van a acudir; esto pasa en un 28,27% de los casos. Es un problema hasta cierto punto menor, pues tenemos tiempo suficiente, vosotros y nosotros para cubrir esa vacante; en todo caso, esto es más complicado cuando se trata de acciones formativas con demanda bastante ajustada, pues un número importante de "rehusados" pone en peligro la celebración del curso.
  • Renuncias Nos referimos con esta etiqueta a quienes habiendo dado su conformidad a su inclusión en una edición determinada, unos días antes del comienzo, nos avisan de que (por las circunstancias que sean) no van a poder participar en el mismo; en 2010, hemos tenido 386 renuncias (5,96%) y como en el caso anterior, permite su sustitución.
  • No presentados Damos este nombre a los que, confirmada su participación, simplemente no se presentan en el curso el día de su comienzo y las sesiones siguientes. Ha ocurrido esto en un 7,71% de los casos en 2010. Esta situación es bastante más grave, por cuanto estas plazas se pierden.
Aunque ni a los interesados, ni al Ayuntamiento al que pertenecen, les cueste dinero, debemos ser conscientes del coste real de cada plaza de formación y la pérdida que ello supone. En cifras redondas, estamos hablando de aproximadamente 250 euros por alumno, por lo que podríamos decir que en 2010, casi 120.000 euros se han desaprovechado.



Para intentar resolver esta situación, tras el debate en grupos, proponemos las siguientes líneas de mejora:

- Informar al Ayuntamiento de los No Presentados en la 1ª sesión.
- Elaborar un reglamento que recoja las acciones a realizar.
- Controlar en la relación priorizada y penalizar.
- En convocatoria curso indicar previamente el coste/plaza.
- Informar al no presentado del coste que ha supuesto su no presentación.

Por tanto, nos comprometemos a trabajar en esta línea, sabiendo que estamos colaborando en la buena utilización de los recursos destinados a la formación, algo muy importante precisamente en esta etapa que estamos viviendo de disminución de los mismos.


Esperamos vuestros comentarios

martes, 8 de febrero de 2011

¿Hacia dónde va la formación en las administraciones públicas?

Hace prácticamente un año, la fundación élogos, me pedía una reflexión sobre el futuro de la formación en las administraciones públicas, para incluirla en su estudio anual sobre "El estado del arte de la formación en España". Reviso ahora el documento y lo traigo a nuestro blog, con el convencimiento de que sigue teniendo validez y por si os sugiere comentarios.

Desde mi punto de vista, la formación en las administraciones públicas en los próximos años, evolucionará como consecuencia de los cambios que se darán (o que ya se están dando) en nuestro entorno inmediato, y que me permito clasificar en tres tipos, aun siendo consciente de que están tremendamente relacionados:

- Cambios en los recursos destinados a la formación: no descubro ningún secreto si digo que la crisis económica está dibujando un escenario distinto en la formación. Aunque es verdad que la disminución presupuestaria no tuvo muchas consecuencias en la oferta 2010, dado el origen de los fondos de formación continua que se reciben, los recursos disponibles han disminuido en 2011. Esta realidad, no ha de significar necesariamente que decaiga nuestra actividad, pero nos va a poner en la tesitura de buscar fórmulas imaginativas que nos permitan atender las necesidades detectadas, pero con menos fondos.

Estoy convencido de que esta situación de crisis va a favorecer algunas iniciativas: que aumentemos el uso de los recursos internos, que trabajemos en la elaboración de soluciones formativas sencillas y de bajo coste, que avancemos en el compromiso de compartir materiales que, por sus características, puedan ser útiles con independencia del nivel de administración o ubicación territorial de que se trate, que vayamos eliminando aquellos aspectos que, lejos de aportar valor, se conviertan en gastos superfluos, etc. En esta “adaptación”, los proveedores de formación también tendrán que adquirir el compromiso de convertirse en aliados de los gestores, a la hora de aportar respuestas a las demandas que les planteemos.

- Cambios en las necesidades de nuestros clientes y usuarios: la realidad de hoy es sensiblemente distinta a la que teníamos en 1995, primer año en el que se comenzaron a gestionar fondos procedentes de los Acuerdos de Formación Continua en las Administraciones Públicas (AFCAP). Nos encontrábamos entonces ante una necesidad perentoria de ir resolviendo las carencias de formación inicial y básica que tenían los empleados públicos. Los ordenadores personales habían sustituido, prácticamente de golpe, a las máquinas de escribir; los acelerados cambios normativos, llevados a cabo en pocos años, afectaron a la práctica totalidad de áreas; cambió el procedimiento administrativo, la contabilidad pública, la normativa de contratación, etc. Ello nos obligó, a los gestores de formación, a poner en marcha intensivos (y extensivos) programas formativos sobre estas materias; casi siempre, además, no se trataba solo de una cuestión de conocimientos y habilidades, sino sobre todo de cambios culturales, de nuevas actitudes. La formación hizo un gran trabajo a la hora de vencer resistencias y posibilitar la implantación de todos esos cambios.

Sin embargo, esa avalancha de cursos ya terminó. Por una parte, gracias a la labor de formación realizada en estos 15 años. Por otra, ha sido decisiva la incorporación a la administración pública de nuevas generaciones que, en su bagaje, ya traen consigo estos conocimientos. Ahora, lo que se nos pide, cada vez más, es formación “a medida” de las necesidades concretas y específicas, de un determinado organismo o departamento que ha iniciado un proceso de cambio estructural y organizativo. Las soluciones estándar ya no sirven como antes, y el problema que sufre un área determinada para poder dar respuesta, por ejemplo, a los requerimientos de la administración electrónica, no coincide con lo que necesita el departamento o ministerio vecino.

Por tanto, los técnicos de formación del sector público, deberemos ir reconvirtiéndonos en consultores internos, capaces de saber leer las complejas demandas y preparados para dar las respuestas apropiadas. Es más, en un futuro no muy lejano, nuestros planes de formación tendrán que ser prácticamente individualizados, de manera que estén hechos a la medida de las personas, y no solo de las organizaciones.

- Cambios en los formatos: uno y otro cambio descrito anteriormente, nos abocan a este tercero. Si el escenario económico es distinto, si las necesidades formativas han cambiado ostensiblemente, ya no nos sirve el “modelo de curso” con el que venimos trabajando.

No se trata sólo (que también) de un cambio metodológico de presencial a e-learning, sino fundamentalmente de cómo incorporamos las ventajas y facilidades que nos aportan las TIC´s para que la formación que diseñemos sea más eficiente.

A lo que me quiero referir es a la necesidad de romper el esquema cerrado de entender un proceso formativo como un curso, de unas determinadas horas lectivas, calendario establecido y profesor específico, a celebrar en el marco de un aula, entendida ésta como espacio físico (o virtual), dentro del que se producen los procesos de aprendizaje. Los ámbitos de educación informal aparecen con mucha virulencia, haciéndonos ver que, en ellos, se aprende y mucho; el conocimiento no está ni en el profesor, ni en el “libro”. Está en nosotros y lo compartimos a través de la red; y es ese proceso de compartir el que favorece el aprendizaje.

Los departamentos de formación, los responsables de formación, tenemos que ser tremendamente permeables al entorno que nos brindan las TIC´s y a los nuevos usos de las personas en sus hábitos de comunicación. Las wikies, las redes sociales, el software abierto, los recursos técnicos que Internet pone a nuestra disposición, no son útiles solo para el ocio. Más pronto que tarde, y sin darnos cuenta, formaran parte de nuestro quehacer cotidiano en el desarrollo de la formación en las administraciones públicas.

Para ilustrar el post, me permito incluiros el video de una entrevista que le hacía al profesor Íñigo Babot para hablar de estos temas




jueves, 3 de febrero de 2011

EVALUANDO QUE ES GERUNDIO (I)



Iniciamos con esta entrada, una serie de post dedicados a la Evaluación. En el ciclo formativo, el momento de la evaluación nos parece uno de los más trascendentales; son los resultados, la medición, datos imprescindibles en los que apoyarnos para la toma de decisiones, para reflexionar sobre lo hecho (y lo inacabado) y por tanto para seguir avanzando.

Abordamos la evaluación con el modelo Kirkpatrik, aunque con alguna adaptación a nuestra realidad. El primer nivel, al que dedicamos estas líneas, es el de la “evaluación de la satisfacción”. Consiste básicamente en preguntar, justo a la finalización de una acción formativa, a los asistentes a la misma, acerca de los distintos aspectos del curso, para valorar su grado de satisfacción con el mismo “en caliente”.

Utilizamos para ello un cuestionario de 12 ítems de respuesta cerrada y 3 de comentarios, en torno a los siguientes aspectos:

Contenidos del curso
Práctica docente
Organización del curso
Autoevaluación (percepción sobre su grado de aprendizaje)
Valoración global del curso

Para la contestación se ofrecen 4 alternativas de escala Likert en un continuo de acuerdo / desacuerdo, de tal forma que, al no existir una puntuación intermedia, necesariamente han de decantarse por la opción de satisfacción o de insatisfacción

Las preguntas abiertas versan sobre propuestas para la mejora del curso, necesidades formativas futuras y observaciones que deseen hacerse.

En los anexos del Informe de Evaluación, disponible en la Web, puede consultarse el modelo de encuesta utilizado.

Para cuantificar los resultados, se otorga una valoración numérica a cada opción, de acuerdo con la siguiente escala:

Muy insatisfecho: 1
Insatisfecho: 2
Satisfecho: 3
Muy satisfecho: 4

Los resultados globales para 2010, han sido muy satisfactorios, e incluso han mejorado algo sobre los de 2009. En el cuadro siguiente mostramos las puntuaciones medias obtenidas de los distintos conceptos evaluados y teniendo en cuenta todas las ediciones desarrolladas (recuérdese que la valoración numérica es 1 a 4)


Resaltar, a la vista de estos datos, que la valoración más alta es la correspondiente al profesorado. Si particularizamos, observamos que en las Áreas formativas de “Informática para usuarios”, “Información y Atención al público”, “Recursos Humanos” y “Policías Locales” el profesorado ha sido puntuado con medias que oscilan entre 3,91 y 3,95 (es dónde más se concentra el profesorado interno)

También queremos señalar que en 50 cursos (algo más del 17% del total) la valoración global ha sido la máxima posible, es decir de 4 sobre 4.

viernes, 14 de enero de 2011

Nuevo año, Nuevos Acuerdos de Formación, Nuevo Plan

Fieles a nuestro compromiso, hemos publicado en nuestra Web. http://formacion.ladipu.com/ el Plan de Formación 2011, dirigido a los empleados públicos locales de la provincia de Alicante. Este Plan se compone de 326 ediciones de 194 cursos distintos. Con ellos pretendemos llegar a 5853 alumnos, impartiendo 6313 horas lectivas en diversos formatos.

Como podréis observar en las acciones incluidas en las diferentes áreas formativas, pretendemos llegar a la diversidad de colectivos que componen la Administración Local: personal administrativo, sanitarios, policías locales, gestores tributarios, jardineros, etc. atendiendo igualmente a toda la escala jerárquica: directivos, mandos intermedios, personal operativo....., respondiendo a lo detectado en nuestro estudio de necesidades formativas (cuyo informe esperamos publicar en unos días).

Otro dato importante a resaltar es que, como viene siendo habitual, una parte importante de esos cursos (casi el 45%) son nuevos o actualizados, configurando un Plan muy ajustado a lo que nuestras entidades locales nos demandan.

A la vez, también abrimos la convocatoria general de la práctica totalidad de actividades, que cerraremos el próximo 7 de Febrero y que nos permitirá comenzar de inmediato la actividad formativa de este año. Evidentemente, la tramitación deberéis hacerla a través del aplicativo GestFormWeb.

Mientras tanto, estamos en pleno trámite de preparación del expediente del Plan Agrupado de FC 2011, para concurrir a la convocatoria de ayudas de este año. En este sentido, es obligado señalar que estrenamos Acuerdos de Formación Continua. Aunque el "Acuerdo de Formación para el Empleo de las Administraciones Públicas" (AFEDAP) se publicó en junio del año pasado, en realidad es ahora, en 2011, cuando empieza su vigencia real. En estas recientes vacaciones, se han publicado tanto la resolución aprobando las bases que regulan la concesión de subvenciones en el marco del AFEDAP, como la propia convocatoria para las de 2011

Los cambios del nuevo AFEDAP respecto al IV Acuerdo de Formación Continua en las Administraciones Públicas, son mas formales que de fondo. De hecho, al nuevo texto normativo se le da la consideración de una prórroga indefinida del IV AFCAP.

No obstante, os mostramos de primera mano la opinión autorizada de uno de los protagonistas. Se trata de José Luis Garrote, subdirector de Formación de la FEMP y Secretario de la CFCAL (Comisión de Formación Continua de la Administración Local)


Una última cosa; aquellas entidades locales de la provincia de Alicante que todavía no hayáis formalizado vuestra adhesión al Plan Agrupado 2011, por favor, hacedlo ya, pues se nos acaba el plazo. Recordad que la adhesión es requisito imprescindible para poder participar en cualquiera de las acciones formativas incluidas en el Plan Agrupado.
Para lo que necesitéis, no dudéis en contactar con nosotros, bien a través de este mismo blog, bien utilizando los canales habituales.